LA ORIENTACIÓN DEL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO EN EL HEMISFERIO SU

Me pongo a escribirte con el ánimo de intentar explicarte lo mejor posible cómo influye la orientación de un observatorio en la contemplación del Cielo, a ojo desnudo o con ayuda de instrumentos ópticos como son binoculares o telescopios.

Para ello, analicemos en primer lugar cuál es el comportamiento del movimiento aparente de los astros y cómo evoluciona y termina esta singladura. Sabemos que el Sol, el más prominente de los objetos celestes, sale por el Este, punto cardinal al que también llamamos Levante por esta razón, gana altura sobre el cielo hasta alcanzar la máxima en el Norte, que por ello recibe también la denominación de Mediodía, y a continuación empieza a descender, hasta morir en el horizonte Oeste, o Poniente.

Sabemos también que este movimiento del Sol no es tal, sino una ilusión óptica producida en realidad por la rotación de la Tierra sobre su eje, para completar una vuelta completa cada 24 horas, período al que hemos convenido llamar “día”.

Pero no es solamente el Sol quien sufre los efectos de la rotación terrestre, sino TODOS los astros celestes, si exceptuamos las constelaciones circumpolares, que giran alrededor del Polo Sur Celeste, y que por su cercanía a éste, nunca desaparecen bajo el horizonte.

Todos los demás astros “salen” por el Este, alcanzan su máxima altitud en el Norte y “mueren” o se ponen por el Oeste. Esto incluye a la Luna y a todos los planetas del Sistema Solar. Al momento de la salida de un astro por el horizonte del Este se le llama orto, y ocaso al momento en que desaparece por el Oeste. La máxima altitud en el Norte recibe el nombre de tránsito y también culminación.

La consecuencia inmediata de lo dicho es que los astros se ven más claramente en el Norte, que es donde alcanzan su máxima altitud sobre el horizonte, y por tanto evita mejor la contaminación atmosférica y los obstáculos en nuestra línea visual, además de alejarse lo máximo posible de las fuentes de contaminación lumínica por los vapores de Mercurio y Sodio de las farolas del alumbrado público y otras fuentes lumínicas del vecindario.

Hay un pero a esta regla general, y es que son muchos los astros que alcanzan altitudes casi máximas sobre nosotros, lo cual se convierte en verdaderamente incómodo, pues no es fácil observar durante un tiempo sostenido a los astros que se encuentran justo sobre nuestras cabezas. Con determinado tipo de telescopios (los llamados refractores), se hace verdaderamente engorrosa la observación.

Es por ello por lo que muchos aficionados, entre los que me incluyo, preferimos la observación a medio camino entre el orto del astro en cuestión (por el Este) y su tránsito o culminación (en el Norte), hecho que se produce aproximadamente en el Noreste, convirtiéndose este punto, por tanto, en el ideal para el estudio y disfrute de las maravillas de nuestro Cielo.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

10 comentarios to “LA ORIENTACIÓN DEL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO EN EL HEMISFERIO SU”

  1. Me quedo muy gratamente recompensada al comprobar que todos tus conocimientos sobre astronomía piensas compartirlos con nosotros, los que sabemos que tienes una estrecha vinculación con Selene y con sus fases, los que te leemos con detenimiento y con admiración, al hacerlo tan sumamente asequible para los profanos en la materia. Será una oportunidad inigualable para seguir aprendiendo y para seguir disfrutando tantos minutos de Observación metódica.
    Te acompañaré en esta ruta que hoy inicias. Que tengas una navegación brillante y que los estrellas te acompañen. Un entrañable abrazo.

    Carmelilla

    • Tu comentario rebosa afecto hacia este recién nacido, que intentará responder a tus espectativas y cuenta desde ahora contigo como compañera de singladura. La bitácora te agradece tu participación y te invita a seguir leyéndola y a participar y enriquecer con tus comentarios mi humilde aportación al apasionante mundo del Espacio Exterior. Bienvenida a este blog, que ya desde ahora es también tuyo.

  2. Hola: solo comentar que desde el hemisferio norte es justo al revés, nosotros observamos con preferencia hacia el sur, sureste, y lo incómodo es observar al cenit te deja el cuello para tirar.
    Gracias por su acogida.
    Saludos

    • ¡Eso es!. Su comentario es certero y adecuado. Originariamente, el artículo lo escribí en los términos en que usted se expresa, pero lo adapté por una petición procedente del Sur de la provincia de Buenos Aires, en el Hemisferio Austral. Los amigos que se hallen en el Hemisferio Norte deben tener en cuenta su atinada aportación. Aprovecho para decirle que el artículo sobre Orión, que llamó su atención, lo he completado con algunos objetos de Cielo Profundo (nebulosas); también he incluído observaciones que ayudarán en la búsqueda de distintas estrellas con ayuda de esa constelación. Creo que será de su interés. Gracias y saludos.

  3. GRACIAS POR TUS EXPLICACIONES PARA LOS PROFANOS EN EL TEMA Y MUCHA SUERTE EN ESTA NUEVA SINGLADURA

    • Me ha alegrado mucho ver tu visita, y leer tu comentario. Sirve para darme nuevos ánimos en el desarrollo de la bitácora. Y ojalá sirva también para contribuir a la divulgación del conocimiento astronómico. Gracias, y vuelve pronto.

  4. Elizabeth Says:

    Gracias Gali por compartir esta magia tan bella!!!

    Benditos los ojos que se detienen a admirar lo que se nos ha regalado…
    Que pequeños somos en la inmensidad que aun no terminamos de conocer… Te comento que Sirio sin duda alguna, es una de las estrellas mas hermosas del cielo, jaja aunque la haya visto solo en libros y paginas web pero es mi estrella favorita!!! A Sirio la llamo el diamante de los cielos.

    No hay nada que imaginar, cuando se trata de detenerse solo unos segundos y enmudecer el alma al brillo majestuoso de las estrellas…”Se dice que quien aprende a comprender los misterios que encierra su belleza, se comprende a si mismo y al cosmos”.

    Saludos desde El Salvador y en hora buena por la página, las fotos son alucinantes!! Gracias nuevamente…

    Besos… Ely

    • Ha sido muy agradable leer su aportación a esta página. Y las cosas tan bellas que escribe. Gracias.
      Le estoy preparando una carta celeste de la ciudad de San Salvador para los próximos días, con la que podrá localizar fácilmente a Sirio sobre el cielo de su ciudad. Se la enviaré a su correo personal, y así podrá admirarla perfectamente. Cuando la vea, envíele un beso muy agradecido de parte de Galileo.
      Muchos besos también para usted, y recuerdos a “Mágico” González, el mejor futbolista de la Historia.

  5. Genial, genial! Qué sencillo y claro todo lo explicado. Acabo de aprender significados de términos que no tenía muy claros…
    Por suerte, aunque soy del Sur del Ecuador, con todo, estoy bastante “al Norte”, lo que me permite ver bastantes estrellas del otro hemisferio, y gracias a la Bitácora, las estoy identificando cada vez más,lo cual me estimula a mirar más. Gracias

    • Ése es mi objetivo al escribir esta página, amiga Norma. Si en su caso está sirviendo para algo, para mí supone una enorme satisfacción.
      Gracias a usted y un saludo cordial.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: