ALGOL: “La Estrella del Diablo”.

Con excepción de los siete astros errantes (“planetes” en griego clásico) conocidos, esto es, el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, el resto del Universo era considerado inmutable, y las estrellas puntos de luz adosados firmemente a la esfera celeste (hasta nosotros ha llegado el término “firmamento” para transmitir esa creencia).

Puede uno imaginarse la reacción de aquellas mentes, acostumbradas a atribuir causas sobrenaturales a todo lo que no comprendían, cuando se dieron cuenta de que había un astro que, de manera repentina e inexplicable, cambiaba su brillo de manera similar a como lo hacía, según la tradición mitológica, la gorgona Medusa, divinidad femenina de los infiernos, que convertía en piedra a toda víctima de su mirada.

Efectivamente, a la estrella Algol, en Perseo, le fue atribuída desde antiguo naturaleza demoníaca, siendo conocida por ello como “la Estrella del Diablo” y calificándola como una estrella que daba “mala suerte”. Su nombre se origina del árabe رأس الغول (Ras al-gul, “la cabeza del demonio”, como Ras Algethi, “la cabeza del arrodillado” en Hércules o Rastabán, “la cabeza de la serpiente” en el Dragón). Volveremos sobre todo ello cuando al final del artículo cedamos paso a la mitología, pero ahora procedamos al estudio del lugar del cielo donde se ubica la estrella.

LA CONSTELACIÓN DE PERSEO

Algol es la estrella Beta de la Constelación de Perseo, una de las 88 reconocidas por la IAU (Unión Astronómica Internacional), presente también en el catálogo de las 48 constelaciones de Ptolomeo. Se trata de una región boreal, visible en latitudes a partir de 35º S. Desde latitudes superiores a Florencia (Italia), Chicago (Illinois) y el norte de España, es prácticamente circumpolar, ocultándose bajo el horizonte durante pocas horas.

Perseo está rodeada por otras conocidas constelaciones como Casiopea, Andrómeda y Auriga, además de las zodiacales Tauro y Aries, y en ella se pueden encontrar interesantes objetos de cielo profundo, además de su principal estrella, Mirphak (Alpha Persei), y la propia Algol. Citemos como ejemplo el Cúmulo de Alpha Persei (Mel 20), que rodea a Mirphak, el famoso Cúmulo Doble, ya citado en el artículo sobre Las Pléyades, o la Nebulosa California, de la que ofrecemos una imagen (click para magnificarla).

En esta constelación está localizado el radiante de la más popular y conocida lluvia de meteoros: las Perseidas. También llamadas Lágrimas de San Lorenzo, por producirse alrededor del día en que se conmemora esta onomástica. Su Tasa Horaria Cenital, o máxima actividad, es de unos 100 meteoros a la hora, y tiene lugar alrededor del 11 de agosto. No son otra cosa que las partículas dejadas en su rastro por el cometa Swift-Tuttle, y que se queman al contacto con la atmósfera de la Tierra, al pasar ésta en su viaje alrededor del Sol.

ALGOL, UNA BINARIA ECLIPSANTE

La segunda estrella más importante de Perseo, Algol o Beta Persei, es una variable eclipsante, lo que significa que su brillo fluctúa debido a la existencia de una compañera más tenue, cuya órbita se encuentra en el mismo plano en que la observamos nosotros desde la Tierra, por lo que la acompañante se interpone cada cierto tiempo entre la componente principal y nuestra visión. Es tanto el influjo de este eclipse que hace perder a la estrella hasta un 70 por ciento de su brillo, pasando de ser la número 60 en cuanto a magnitud visual (+2.09, similar a Polaris, Denébola o Saiph), a ocupar lugares próximos al 260 (+3.4, más débil incluso que Meissa). En el artículo sobre la Constelación de Orión pueden compararse las estrellas Saiph y Meissa, para valorar mejor este cambio. El ciclo completo, desde un eclipse hasta el siguiente, dura 68 horas y 49 minutos. Hay también un eclipse secundario cuando la estrella principal oculta a su acompañante, pero sólo es detectable por métodos fotoeléctricos. En la fotografía se observa junto al cometa Holmes, que pasó por Perseo en octubre de 2007.

La componente principal es una estrella cuyo Tipo espectral, B8, la hace brillar con una luz ligeramente azulada que irradia desde una superficie que está a 12.500 K de temperatura. Es una enana de la secuencia principal, lo que significa que aún convierte hidrógeno en helio en su núcleo, de donde proviene su energía, que es 3.5 veces más masiva que el Sol y 100 veces más luminosa que éste.

Algol B (en la imagen delante de la estrella principal, eclipsándola) es una gigante amarillo-anaranjada de tipo espectral K0 con una temperatura de 4.500 K y una luminosidad 4.5 veces la del Sol, es decir, sólo un 2.5 % de la luminosidad de Algol A. El sistema, dista unos 95 años-luz de nosotros, lo que unido a su extrema cercanía, “sólo” 10 millones de km (el Sol se encuentra a unos 150 millones de km de la Tierra), hace imposible distinguirlas visualmente por separado. Hay una tercera estrella, Algol C, a la distancia de 2.69 UA (Unidades Astronómicas) del par anterior (1 UA = distancia Tierra-Sol) y un período orbital cercano a los dos años. Permítanme citar una curiosidad para una joven amiga, de 12 años: La galaxia NGC1212 está muy, muy cerquita de Algol, pero su brillo es tan débil que nosotros no la podemos observar con nuestros telescopios.

LA PARADOJA DE ALGOL

Cuanto mayor es la masa de una estrella, más corta es su vida, porque su combustible se agota más rápidamente. Algol B es la compañera gigante moribunda, y sin embargo es la menos masiva de las dos. La única explicación es que ha perdido una gran cantidad de masa debido a la cercanía de ambas estrellas: Ambas están tan cerca (un 5 % de la distancia que separa al Sol de la Tierra) que la estrella más brillante produce mareas en la más grande que hace que ésta ceda materia a aquélla a un ritmo constante, según se observa directamente a través del espectro estelar. Astrónomos de la Universidad de Iowa en Estados Unidos han descubierto un ‘lazo magnético’ gigante que se extiende desde una de las estrellas, la más tenue y masiva, hasta la más brillante, según se muestra en la ilustración.

EL MITO

Perseo es el héroe que para salvar a Andrómeda de ser devorada por Cetus, el monstruo marino, corta la cabeza de la gorgona Medusa, la diosa infernal cuya cabellera está poblada de serpientes, para que ésta, con su mirada, petrifique a la ballena, y librar así a Andrómeda de morir deglutida. Todos ellos están en el cielo en forma de constelaciones. Uno de los ojos de la diosa, cuya cabeza se representa en manos de Perseo, se identifica con la estrella Algol, la endemoniada.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

6 comentarios to “ALGOL: “La Estrella del Diablo”.”

  1. Umbriel Says:

    Hola:
    ¡que bonita manera de empezar el fin de semana!. Es Ud. un astronómo expresionista, cuatro pinceladas y nos deja un retrato , con tal precisión y colorido que , a mi al menos, me deja maravillado.
    No me canso de agradecerle su dedicación y generosidad.
    Un saludo cordial.

    • La verdad es que contando con lectores como usted, todo es mucho más fácil. Me anima constantemente, y participa activamente, haciendo más ágil la vida de la bitácora. Me siento muy bien pagado. Gracias, y saludos afectuosos.

  2. extraordinario articulo!

    coloque tu blog en favoritos. definitivamenten tu blog es uno de los mejores

    muchas gracias por tu labor.

    • He visitado tu bitácora, y eso sí que es un trabajo bien hecho, así es que ya está entre mis enlaces. Muchas gracias por tu intervención tan halagüeña y tan motivadora. Saludos desde Cádiz.

  3. hola..soy niki hoy estuve leyendo algo sobre las estrellas y te quiero preguntar algo lei tambien una parte que decia que los signos tienen una estrella ¿ el mio cual es??soy de tauro!! muchos besos y me encanta tu pagina!!! niki!!!

    • No solamente una estrella: Los signos, como tú los llamas, tienen toda una constelación, con miles de estrellas. Todas ellas son hermosas, pero en algunos casos hay una que es especial, porque es aún más bonita y brilla con más intensidad, y es lo que pasa con Tauro: Aldebarán, que es “tu estrella”, es una preciosa gigante de color rojo-anaranjado, que podrás ver cuando a tu país llegue la primavera. Muchos besitos. Galileo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: