Viernes 16: Astronomía sin telescopios.

Una extraordinaria conjunción planetaria tiene lugar sobre Stonehenge: Júpiter brilla arriba a la izquierda, mientras Saturno, Marte y Venus forman un triángulo casi equilátero; entre la luz crepuscular de poniente, se adivina, a la derecha y abajo del trío anterior, el tenue brillo de Mercurio.

Es clásica la estampa del astrónomo, profesional o aficionado, pegado al ocular de su telescopio cuando alguien habla de observación astronómica. Es también generalizada la opinión de que se necesitan instrumentos ópticos que nos ayuden para poder admirar los cielos. Sin embargo, no siempre esto es así, puesto que el estudio del Universo exterior existe desde que el mundo es mundo, y hay testimonio de ello tanto en los escritos más antiguos como en abundantes restos arqueológicos; y las personas que tenían esa ocupación no disponían de telescopios ni de instrumentos que se le parecieran. A la derecha, manuscrito de Aristarco de Samos sobre la proporción entre el diámetro solar y el lunar durante un eclipse de Luna. Stonehenge, en Gran Bretaña, es un claro ejemplo, pues su finalidad, según la opinión más generalizada, no era otra que la de un observatorio astronómico en la Edad del Bronce. También, las citas a los cúmulos galácticos de Las Pléyades o el Pesebre son frecuentes en la literatura más antigua. Las noticias de hombres que dedicaron su estudio a la comprensión y conocimiento de los cielos se pierden en la noche de los tiempos.

Venus y Mercurio sobre Paris, con Notre Dame, a principios de esta misma semana. El Objeto luminoso debajo de Venus es la Torre Eiffel. Mercurio se irá ubicando debajo de Venus, aunque perderá bastante luminosidad, y el viernes la Luna hará su aparición en el escenario.

Efectivamente, con frecuencia es posible la contemplación y el disfrute de verdaderos espectáculos astronómicos a ojo desnudo, sólo con dirigir nuestra mirada hacia el lugar donde están teniendo lugar, como ocurre en la fotografía de portada. Una ocasión irrenunciable la tendremos este próximo viernes, día 16 (escribimos durante el mes de abril del año 2010), con el concurso simultáneo de al menos cinco astros repartidos en dos lugares diferentes del cielo: La Luna, Venus y Mercurio se aproximarán entre sí en el crepúsculo vespertino, por el oeste y, poco después, podremos observar cómo Marte irrumpe en el cúmulo galáctico de la Colmena (el Pesebre) en la Constelación de Cáncer. Vayamos hacia ambos acontecimientos, tratándolos por separado, como ocurrirán en realidad:

Conjunción de la Luna con Venus y Mercurio

La carta de la derecha, confeccionada con ayuda del programa Stellarium, simula la situación que se dará entre estos tres astros durante el crepúsculo del anochecer del próximo día 16 sobre el horizonte oeste de la ciudad de Cádiz (España), a 36º 32′ N. A continuación, se presenta la posición que adoptarán los mismos astros en Bahía Blanca (Argentina), a 38º 43′ S. Se observa un acercamiento inusual, aunque no extraordinario, entre los dos planetas y nuestro satélite. Un acontecimiento similar se reproduce en la siguiente imagen:

La fotografía muestra a los mismos astros sobre los radiotelescopios compactos australianos, en Nueva Gales del Sur, el día 10 de marzo de 2008. Se aprecia a Mercurio arriba, Venus en el centro y a la Luna debajo, más cerca ya del horizonte oeste, en una fase muy similar a la que encontraremos el próximo viernes.

Ese día, 16 de abril, el objeto más arriba será la Luna, y Mercurio el que esté más cerca del horizonte. Le aconsejo la siguiente manera de proceder:

  1. Aléjese en lo posible de las fuentes intensas de contaminación lumínica, especialmente de las farolas de alumbrado público (contaminación por lámparas de Mercurio y de Sodio).
  2. Localice el punto cardinal que corresponde al oeste. Ayúdese para ello de una brújula, o bien observe al Sol cuando desaparezca bajo el horizonte. Será en las inmediaciones de ese lugar donde tenga lugar la conjunción.
  3. Deje transcurrir al menos 30 minutos desde que el Sol se haya puesto, pero no mucho más. La hora exacta la encontrará publicada en cualquier periódico local o regional cercano a su lugar de residencia. En Cádiz, el ocaso del astro rey será a las 21:00 y el momento adecuado para la observación las 21:30, hora local.
  4. Trate de localizar a la Luna y a Venus a simple vista. Esfuércese en distinguir la luz cenicienta en el satélite. La describiremos a continuación. Mercurio probablemente necesitará de unos binoculares para ser observado. Localícelo tomando a Venus como referencia, y usando las cartas celestes de arriba, según su Hemisferio.

La Luna presentará un aspecto similar al de la fotografía, aunque con mayor inclinación de su eje (“los cuernos” hacia arriba). Con una edad inferior a dos días y medio, mostrará sólo un 5.7 % de su superficie iluminada por el Sol. Sin embargo, el reflejo de la “Tierra llena” sobre la superficie en penumbra produce un efecto similar a nuestro crepúsculo, y por eso se observa de un color ceniza, de ahí su nombre de “luz cenicienta”. Su altitud sobre el horizonte será en esos momentos de +20º.

Venus, aunque presenta fases regularmente, de forma similar a como lo hace la Luna, estas fases no son visibles a ojo desnudo. Además, en esta ocasión tendrá iluminado un 92 % de su superficie. Su magnitud visual de -3.9 lo convierten en el tercer astro más brillante de todo nuestro cielo, tras el Sol y la Luna. A la hora de la que hablamos tendrá una altitud de +15º sobre el horizonte.

Mercurio sólo estará iluminado en el 16 % de su superficie, por lo que la intensidad de su brillo habrá disminuído ostensiblemente respecto a los días anteriores. Su magnitud visual en esos momentos, de +1.7, será similar a la de las estrellas del cinturón de Orión, por lo que será imposible su avistamiento sin el uso de instrumentos. Con binoculares puede observarse, y cuando más bajo en el horizonte se intente, más probabilidades hay de encontrarlo debido a la mayor oscuridad. Será el más bajo de los tres astros, con una altitud de +9º por encima del horizonte.

Los residentes en el continente americano podrán observar también, debido a la diferencia horaria, un acercamiento mucho mayor de la Luna al cúmulo galáctico de Las Pléyades, en Tauro. Dejen que la luz crepuscular vaya desapareciendo para observar mejor este fenómeno.

Pasados estos momentos, y con la satisfacción de haber contemplado algunas de las maravillas que guarda el Universo, será la hora de servirse un refrigerio: acérquese a su frigorífico, y sírvase avituallamiento suficiente mientras da tiempo a que avance la oscuridad para observar el siguiente fenómeno.

Conjunción de Marte con el Pesebre

Son las 11 de la noche en Cádiz, y la Luna se está ocultando por occidente. Pronto le seguirán Las Pléyades. En el cielo de primavera, un poco hacia el suroeste, Orión también amenaza con irse pronto a dormir. Sirio lo acompaña, pero Marte se ha convertido en un asno más, y se acerca al Pesebre con la intención de quedarse toda la noche.

El cúmulo galáctico de la Colmena, M44 o el Pesebre (Praesepe en latín) es un cúmulo abierto en la Constelación de Cáncer, conocido desde tiempos prehistóricos. Se trata, pues, de un grupo de estrellas visible a ojo desnudo si se dispone de un cielo suficientemente oscuro. El nombre de Pesebre se debe a su ubicación entre dos estrellas llamadas Asellus Borealis (el Asno del Norte) y Asellus Australis (el Asno del Sur), ambas alrededor de la cuarta magnitud.

Hoy su localización se verá facilitada por la presencia del planeta Marte en sus cercanías. Localice a Orión sobre el horizonte en primer lugar, y construya en su imaginación el conocido Triángulo de Invierno, con las estrellas Betelgeuse (Alpha Orionis), Sirio (Alpha Canis Majoris) y Procyon (Alpha Canis Minoris). Recuerde, Betelgeuse es la supergigante roja de Orión, y Sirio es la más luminosa de todo el cielo tras el Sol. Cuando haya hecho esto, alce su vista, y encontrará al planeta junto con el cúmulo. No lo confunda con dos estrellas que estarán a su derecha, bastante juntas; se trata de Cástor y Póllux, de Géminis. Localizará fácilmente al planeta, pues es visible sin dificultad sin ayuda óptica. Use los binoculares para observar mejor a M44.

Sólo queda esperar que mis explicaciones hayan resultado útiles y comprensibles, y que los cielos hayan sido despejados por los dioses. Mercurio, Venus y Marte deberían haberse encargado de ello.

Volver al principio del artículo

Volver al principio de la bitácora.

14 comentarios to “Viernes 16: Astronomía sin telescopios.”

  1. Con esta excursión estelar y planetaria para el próximo fin de semana, sí que vamos a disfrutar todos los “bitacorinos” jajajajaja…Muchas gracias por regalarnos tus conocimientos, tu tiempo y tu pasión por estas “lucecitas” , algunas de las cuales veremos a ojo desnudo😉

    Un beso. Voy a por la brújula, aunque sé que el sol se pone ahora más cerquita del castillo San Sebastián.

    Carmen

    • Este toque tan gaditano no me lo esperaba: Ha sido la brillante pincelada caletera que le faltaba al artículo. Has conseguido además con ello que recordara una antigua canción: “Al Sol le llaman Lorenzo…”. Sí, Santa Catalina es el nombre del otro castillo de la Caleta, y Catalina es el nombre popular de la Luna. Cielos despejados, feliz observación y un beso para ti.

  2. Umbriel Says:

    hola:
    Grandioso articulo, esperemos que los cielos se comporten y tengamos buen fin de semana de observación. Hoy la lectura me ha hecho doblemente feliz, he aprendido el porqué del nombre del Pesebre, le eseguro que por estas latitudes nadie lo conocia, pues es frecuente el enseñarlo en el cielo y a continuación decir,: “pues no sé en que se parece a un pesebre”, así que ahora me siento un poco mas rico gracias a su Blog.
    De nuevo animos para seguir, estos ya son egoistas, pues disfruto mucho de la Bitacora.
    Cordiales saludos desde Asturias.

    • Ahora mismo llueve intensamente sobre Cádiz, pero no pierdo la esperanza de que el Viernes haya mejorado. En caso contrario, cuento con que ustedes, los amables “bitacorinos” (Carmen dixit, comentario anterior) sí puedan disfrutar de la efeméride. Ya me contará. Mientras, sepa que me siento orgulloso y satisfecho de serle de utilidad en la forma en que usted me cuenta. Cielos despejados, feliz observación y un saludo muy cordial. ¡Puxa Asturies!.

      • Umbriel Says:

        Hola:
        Quiero comentar la jornada de ayer, que fue muy satisfactoria. Se observo Venus y Mercurio este ya muy debil y bajo sobre el horizonte, pero con los prismáticos se podia adivinar. Marte muy brillante y acercándose al Pesebre, (como presumí de saber el porqué de su nombre, gracias de nuevo!), Saturno tiene los anillos muy perfilados hacia nosotros, pero se podian ver sus lunas, Titan sobre todo, y luego hice una excursión por algunos objetos de Messier que no conocia M 3, 48, 68, 92, de todos el que mas me agrado fue M92, parecido a M13 que es espectaculo puro. Y poco mas que habia que madrugar hoy, pero a pesar del frio la noche fue muy buena.
        ¡Puxa!
        Saludos.

  3. ya estoy aqui de nuevo,y como siempre alucinante ,gracias por dedicar tu
    tiempo a que personas como yo que no tengo ni idea poco a poco vaya
    aprendiendo que tenemos un cielo marravilloso .besos

    • Sospecho que los astros ya estaban informados de tu regreso, felizmente recuperada. Por eso han organizado el botellón galáctico del viernes. Estoy muy contento de que ya estés mejor y, sinceramente, la bitácora te ha echado de menos. Un beso.

  4. Que feliz estaría, si pudiera observar, toda esa maravilla que nos espera este fin de semana,esperemos cielos despejados….sin brújula,sobre la hora prevista me iré por nuestra bajo de gúia,y así poder observar la conjunción. Gracia por lo bonito que lo haces.

    • En estos momentos, los pronósticos para esta noche son muy inciertos. Hablan de nubes dispersas y del 50 % de probabilidades de precipitaciones. Creo que, a estas horas, todos estamos un poco nerviosos. Esperemos que haya suerte y, si no es así, a esperar a la próxima. Un saludo.

  5. Descubri accidentalmente este cumulo de estrellas, la verdad no sabia como se llamaba, asi q procedia buscar y he aqui los detalles, se ve a simple vista y es interesante

    • Al hilo de su comentario, precisamente mañana la Luna estará junto al Pesebre y Marte, en la Constelación de Cáncer. El acercamiento será aún mayor para los residentes en el continente americano, pues para nosotros los europeos se ocultará bajo el horizonte demasiado pronto. No se lo pierda.

      • Gracias por la informacion!! Soy aficionado de las estrellas y de todo el universo, desde muy niño me interese en ver el firmamento, cada dia que encuentro este tipo de paginas aprendo mas; y pensar que aun hay tantas cosas por descubrir. Se me hizo muy interesante el que me hayan contestado, por lo regular en otras paginas no lo hacen, gracias por la contestacion!!! En esta pagina he encontrado lo que siempre busque; el que alguie me guie para encontrar todo eso interesante del universo.

  6. Qué pena que descubrí esto con un año de atraso!!! 😦
    Cómo lo hubiera disfrutado…. Es que a Venus (por su enorme brillo) y Marte(por ser rojo) los identifico bien, pero no así a los otros planetas. Es decir, sé que también son planetas porque no titilan, pero no sé si se trata de Júpiter o Saturno, y tenía la idea (no sé de dónde la saqué) de que Mercurio por su proximidad con el Sol no era visible a simple vista.
    Qué genial la explicación!!! el “paso a paso”… y también es genial que todos los comentarios tengan respuesta, hablan de una persona muy cordial y educada que tiene mucha consideración por los demás. Y da gusto llegar a una casa donde se es bien recibido y se percibe que estaban esperanto la visita!!! Confieso que me estoy haciendo adicta a este sitio…
    Felices Cielos

    • Habrá más ocasiones de observar conjunciones planetarias, sólo hace falta un poco de paciencia. Mercurio brilla con bastante fuerza cuando su separación angular del Sol es suficiente, aunque su cercanía a la estrella hace que lo podamos observar durante poco tiempo. Incluso Urano, si se dispone de cielos bien oscuros, brilla en el límite de las posibilidades de nuestros ojos, pues ronda la 5ª-6ª magnitud. No así Neptuno, que suele tener octava magnitud, y mucho menos Plutón, mucho más tenue.
      Norma, ustedes, los lectores, tienen la amabilidad de visitar este sitio, y eso ya es motivo de mi agradecimiento. Si además son tan amables de escribir algún comentario, como hace usted, entonces sería imperdonable ignorarlo y no contestar. Así es que siempre lo hago, y con mucho gusto, naturalmente.
      Si para colmo, escribe esas palabras tan halagadoras, entonces ya no soy capaz de expresar mi gratitud.
      Muchas gracias, Norma, cielos despejados y feliz observación.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: