La Constelación de Escorpio

En el centro de la fotografía, Scorpius en su tránsito por el sur sobre las cumbres de los Pirineos franceses. Las estrellas de la izquierda pertenecen a la constelación de Sagitario

Junto con la de Orión, la Constelación de Scorpius (Escorpio, el Escorpión) es una de las más hermosas de cuantas componen el listado oficial de la Unión Astronómica Internacional, y esto es así por varias razones. Hasta 27 estrellas son conocidas desde la Antigüedad, 24 de ellas formando la figura del alacrán. Además, no hay ninguna otra constelación que contenga tan elevado número de estrellas con magnitud inferior a la tercera: 15. Dentro de Scorpius encontramos asímismo diversos objetos de cielo profundo de enorme interés, algunos de ellos incluidos en el Catálogo Messier, como los cúmulos globulares M4 y M80, los abiertos de la Mariposa y de Ptolomeo, o la nebulosa planetaria del Insecto. Todos serán tratados en el apartado correspondiente.

Scorpius es uno de los integrantes del desfile de los animales, ideado por los sabios babilónicos, que componen el Zodíaco. Y no es uno más, pues su peculiaridad viene demostrada en varios frentes: Por su situación, la más austral de todas las constelaciones zodiacales, por su espectacularidad, pues posee el asterismo más claro y revelador de su significado, y por su belleza, como queda dicho y además se mostrará a todo lo largo del artículo.

En su viaje a través de los cielos Scorpio sigue a Libra, que la antecede en su orto por el este, y es continuada por Sagitario. El Sol se encuentra en ella a finales de noviembre, por lo que a fines de la primavera boreal y principios del verano ya se deja ver muy al sur, dada su declinación de -40º. Esta posición tan meridional impide su visión en latitudes muy al norte, y en Cádiz Antares (α Scorpii) sólo alcanza una altitud máxima de 27 grados por encima del horizonte en su culminación por el sur. Shaula (λ Scorpii) llega hasta los 16 grados y Sargas (θ Scorpii) a sólo 10 grados. Esta circunstancia hace que sólo permanezca sobre el horizonte durante algo más de 9 horas cada día en estas latitudes. Sin embargo, en el Hemisferio Sur (en la fotografía, Mendoza, en Argentina) la constelación brilla en todo lo alto, alcanzando altitudes similares a las que exhiben en el norte la estrella Vega o la Galaxia de Andrómeda (M31), ambas con declinación próxima a +40º.

A pesar de su posición tan austral, Scorpius protagoniza numerosas conjunciones tanto con los planetas como con la Luna, dando ocasión a los aficionados a la astrofotografía de obtener magníficas imágenes, que también pueden ser admiradas a simple vista. El punto rojizo que brilla a la derecha en la fotografía de arriba es Marte, y a la izquierda del planeta está Scorpius.

Principales estrellas

Antares (Alpha Scorpii) es una espectacular estrella supergigante, de color rojo, cuyo nombre parece derivar de anti-Ares, o el opuesto a Ares, que es el nombre griego para Marte, pues parece rivalizar con este planeta en color, brillo e incluso localización en el cielo, pues se aproximan con frecuencia. Durante el Imperio Romano recibió el nombre de Cor Scorpii (El corazón del Escorpión). Protagoniza asiduamente conjunciones con la Luna, por quien es ocultada ocasionalmente. Es una estrella enorme, que situada en el lugar del Sol llegaría más allá del cinturón de asteroides, engullendo a Mercurio, Venus, la Tierra, Marte y al propio cinturón, y llegando casi hasta la órbita de Júpiter. Es la decimoquinta estrella más brillante y se observa envuelta en una nebulosa de reflexión.

Antares
Constelación Scorpius
Tipo espectral M1I
Clase Supergigante
Color Roja
Magnitud Visual +1.09
Distancia 600 años-luz
Radio 700 soles

Shaula (λ Scorpii) es una brillante estrella blanco-azulada, de magnitud visual +1.62 y que a pesar de su denominación de Bayer lambda es la segunda más brillante de Scorpius. Es una subgigante seis veces mayor que el Sol, aunque 6.000 veces más luminosa, que en realidad forma parte de un sistema múltiple. El sistema parece situarse a unos 280 años-luz de distancia, aunque no tenemos certeza de su situación exacta.

Shaula
Constelación Scorpius
Tipo espectral B2IV
Clase Subgigante
Color Blanco-azulada
Magnitud Visual +1.62
Distancia 280? años-luz
Radio 6 soles

Sargas (θ Scorpii), llamada también Girtab, es una gigante blanco-amarillenta cuya magnitud de +1.87 la convierte en la tercera más brillante de la constelación. Es 20 veces más grande que el Sol y 1.100 veces más luminosa, y está situada a una distancia de 270 años-luz de la Tierra.

Sargas
Constelación Scorpius
Tipo espectral F1II
Clase Gigante
Color Blanco-amarillenta
Magnitud Visual +1.87
Distancia 270 años-luz
Radio 20 soles

Dschubba (δ Scorpii) es un sistema estelar cuádruple cuyas integrantes no muestran una separación angular suficiente para ser resueltas con nuestros modestos telescopios. La componente principal es una gigante azul que hace pocos años, hacia el 2000, ha aumentado considerablemente su brillo, convirtiéndose en lo que llamamos una estrella Be, que son estrellas que se ven súbitamente rodeadas por un disco circumestelar, gas eyectado por la estrella, responsable del aumento de su brillo. Es 1500 veces más luminosa que el Sol y su magnitud visual actual es de +2.1. Se encuentra a unos 400 años-luz de distancia de nuestro planeta. Su nombre significa la frente.

Dschubba
Constelación Scorpius
Tipo espectral B0.2IVe
Clase Gigante
Color Azul
Magnitud Visual +2.1
Distancia 400 años-luz
Radio 5 soles

Acrab (β Scorpii) es también muy conocida con el nombre de Graffias (la pinza). Su nombre procede del árabe al-Akrab (el alacrán). Es la estrella de la esquina inferior izquierda de la fotografía, donde aparece junto a IC4592, la espectacular Nebulosa de la Cabeza de Caballo (no confundir con la homónima IC434 en Orión). Con un pequeño telescopio se resuelve fácilmente en dos estrellas azules, de magnitudes respectivas +2.6 y +4.9, separadas por 15″ de arco aunque en realidad se trata de un sistema quíntuple. La componente principal es una estrella gigante azul 19 veces más grande que el Sol y 2.800 veces más luminosa. La distancia a la Tierra es de unos 530 años-luz.

Acrab
Constelación Scorpius
Tipo espectral B0.5V/B2V
Clase Gigante
Color Azul
Magnitud Visual +2.6/+4.9
Distancia 530 años-luz
Radio 19 soles

En esta panorámica de la Vía Láctea sobre el Monte Alborz, al norte de Irán, Scorpius aparece en el extremo derecho. El punto más brillante es Júpiter.

Cielo Profundo

Scorpius es rica también en objetos de cielo profundo, un verdadero regalo del arácnido a nuestros ojos, que aumentan aún más la belleza de la constelación. Hagamos una breve excursión por algunos de ellos.

M4 (NGC6121) es un cúmulo globular, el más cercano a nosotros entre los más de 150 que conocemos, a unos 7.200 años-luz del Sistema Solar. Es un magnífico objeto, que sería aún más brillante de no ser por el material interestelar propio de la cercanía al plano galáctico que ocupa, que además absorbe la luz hasta hacerlo aparecer con un color naranja o parduzco. Aún así, se localiza con facilidad con cualquier pequeño telescopio al oeste de Antares, que aparece envuelta en su nebulosa, como vemos en la fotografía. El pequeño cúmulo que aparece próximo a la estrella es NGC6144, y es mucho más difícil de observar. M4 tiene una magnitud de +5.4 y ocupa un ángulo en el cielo similar al de la Luna llena. Su masa equivale a la de 200.000 soles. Fue descubierto por Chéseaux en 1746 y Charles Messier lo incluyó en su catálogo, con el número 4, en 1764.

M80 es otro destacado cúmulo globular, de fácil localización al encontrarse a medio camino entre Antares y Acrab, y en la misma declinación que Dschubba (23º S). Más tenue que M4, su núcleo en cambio brilla con más fuerza. Posee una magnitud superficial de +7.2 y ocupa en el espacio un ángulo de 9′. Su distancia a la Tierra es de 26.000 años-luz. M80 fue descubierto por Charles Messier en 1.781.

M6 es más conocido como el Cúmulo de la Mariposa. Es un cúmulo galáctico, o cúmulo abierto, cuya estrella más brillante es una supergigante amarilla ligeramente anaranjada, situada en el extremo izquierdo del conjunto, de magnitud oscilante entre +5.5 y +7, lo que hace también variable la magnitud del cúmulo. Ocupa un espacio de 30′ x 20′ de arco y se localiza unos 5º al norte de Shaula. Tiene más de cien estrellas y su distancia a nosotros es de unos 1.600 años-luz.

M7, llamado La Cola del Escorpión (lo que da idea de su situación) y también Cúmulo de Ptolomeo, es un hermoso cúmulo galáctico, o cúmulo abierto, dominado por estrellas azules distante unos 800 años-luz, y que ocupa en el cielo un diámetro aparente de 1.3 grados. Ptolomeo lo describió en el año 130 de nuestra era, lo que demuestra su luminosidad, con magnitud visual de +4.1. Está formado por varios cientos de estrellas, de las cuales unas 80 tienen magnitud inferior a 10, que se formaron, probablemente, hace unos 200 millones de años. Ptolomeo lo vio, y no dispuso de ayuda óptica. ¿Usted…?.

La Nebulosa del Insecto o Nebulosa Mariposa (NGC6302) es el último de los objetos de cielo profundo que trataremos, aunque el catálogo que ofrece Scorpius es muchísimo más amplio. Se trata de una brillante nebulosa, de magnífico aspecto, de origen planetario. Es decir, en su interior yace una estrella moribunda cubierta por un pétreo manto protector, y que es la responsable del calentamiento del gas que la rodea. La estrella en sí nunca ha podido ser observada, aunque sabemos que soporta temperaturas inimaginables de un cuarto de millón de grados centígrados. La composición química de la nebulosa es también inusual, pues consta de hidrocarburos y carbonatos, así como hierro y hielo de agua. La distancia al Sistema Solar se ha calculado en unos 4.000 años-luz.

Mitología

El mito de Scorpius es el del Escorpión que Gea envió para matar a Orión. El gigante cazador había sido traicionado por Enopión, quien le negó la mano de Mérope. Orión violó a la pléyade y Enopión, en venganza, mandó arrancar los ojos de Orión, y arrojarlo a la orilla del mar. El gigante recibió la ayuda de Helios, el Sol, quien le devolvió la visión, y airado, comenzó a matar a todo ser viviente, fiera o inofensivo, por lo que Gea, su madre, le suplicó que cesara en su actitud y fuera razonable. Ante la negativa del cazador, Gea envió al Escorpión. Orión, acostumbrado a luchar con animales salvajes considerablemente mayores y en apariencia mucho más peligrosos, menospreció al animal, que acabó con su vida. Los dos, Orión y Scorpius, están ahora en el cielo, como enemigos irreconciliables, en forma de sendas constelaciones que nunca coinciden. Por eso, cuando una sale por el este, la otra se pone por el oeste.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Anuncios

18 comentarios to “La Constelación de Escorpio”

  1. como siempre disfrutando con la lectura, y alucinando con todo lo que escribes, siempre lo leo unas cuantas veces para absorberlo mejor….. besitos

    • Ahora, tienes que buscar al Escorpión en el cielo. Verás como te diviertes todavía más al ir descubriendo cada estrella de la constelación. Mira hacia el Sur, a unos 20º de altitud. Muchos besos.

  2. Arlequín Says:

    Amigo Gali, excelente como siempre. Cuanta belleza hay en la Constelación del Escorpión. Definitivamente la nebulosa de la mariposa es de lo más hermoso que he visto. Alucinante la nebulosa Cabeza de Caballo también. Magnífico es ver en el cielo a Orión y al Escorpión persiguiéndose eternamente. Gracias por compartir su conocimiento con nosotros. Felicitaciones Amigo. Un abrazo.

    • Pienso que aunque sólo fuera por la hermosísima supergigante roja Antares, la constelación ya merecería nuestra admiración. Pero como estamos viendo, Scorpius va muchísimo más allá en su belleza, así es que totalmente de acuerdo, amigo Arlequín. Gracias por su felicitación y su comentario, y… ¡Forza, Uruguay!.

  3. Hola amigo Galileo, he leído tu articulo, que como siempre súper interesante, un día te comente que la constelación de Escorpión, era una de mis preferidas, como Orión, Venus, la osa mayor, entre otras. Si con tus definiciones me haces ver, cual inalcanzable y fascinante son, más curiosidad hacía ellas.
    La mitología, todas son muy curiosas pero la de escorpión, para quitarse el sombrero, ese ir y venir, de Orión y Escorpión, sin darse alcance, a todo lector le tiene que alucinar.
    Saludos cordiales, y hasta pronto…

    • Lo recuerdo bien, Cari, porque siempre, en tus comentarios, viertes un amor inmenso hacia todas esas maravillas; y te pasa como a mí, que cuanto más nos damos cuenta de su distancia, más valoramos su hermosura. De esa forma, va aumentando la nómina de nuestros objetos favoritos, hasta hacerse innumerable. Verás, si no, M31, el próximo artículo. Muchos besos.

  4. Umbriel Says:

    Precioso y preciso articulo, es un placer dejarse guiar por la constelación con la ayuda de su relato, muchas gracias y mucho ánimo.

  5. Umbriel Says:

    Me he permitido recomendar este blog en la página de Facebook de la sociedad Astronómica Asturiana de la que soy miembro. Lógicamente le invito también a visitar nuestras páginas: http://www.observatoriomontedeva.com/ y http://www.saaomega.com/
    Un saludo.

    • Es un honor. Tengan en cuenta que esta página es la voz de un aficionado, carente de toda profesionalidad. Sin embargo, me siento halagado, y visitaré las páginas a las que tan amablemente me invita. Espero que muchos de los lectores de la bitácora también lo hagan. Saludos cordiales para usted y para la Sociedad Asturiana.

  6. Sin duda alguna una de mis constelaciones preferidas, aunque en esta epoca del año las nubes me cubren todo, en algunas ocasiones al finalizar la lluvia, el cielo se despeja y pareciera que la lluvia ha pulido todo!! ahi se muestra grandioso el escorpion, en ella se presenta antares que hasta parece que le han sacado brillo o pareciera que alguna gran gota de lluvia estuviera sirviendo como lente de aumento de antares hacia mi vista; y asi cada una de las estrellas de esta gran constelacion y de todo el cielo brillan como nunca las he visto brillar.
    Muy interesante.
    Saludos.

    • En este comentario, amigo Ángel, da usted en el clavo por dos veces, de una manera muy instructiva. Porque sí, la lluvia limpia la atmósfera, eliminando impurezas que dificultan la calidad de la observación. El segundo efecto que acertadamente cita es similar al que todos hemos experimentado cuando nuestros ojos se llenan de lágrimas. Esa humedad actúa como una lente, y si miramos hacia cualquier fuente de luz ésta aparece magnificada, e incluso coloreada, como hace un prisma óptico al descomponer un rayo de luz. Saludos cordiales.

  7. este es el cielo mas bello de todo año,con cumulos de inmensa claridad,que acompañan a escorpio me facina ver el maravilloso dibujo espacial es que desde que era yo pequeño mi madre me mostro esta constelacion por ser la dueña de los hermosos ojitos de santa lucia (ACRAB) quisiera saber si alguien me podria decir en que brazo galactico se encuentran estas estrellas, (ORION O SAGITARIO) gracias yo quisiera conocer mas de este fabuloso tema y quiero conocer el nombre y ubicacion de las estrellas mas interesantes y poderlas ubicar por su nombre de hecho ya conozco algunas por sus nombre y ubicacion estelar pero quiero que alguien que conozca bien del tema me pudiera y quisiera aportar se lo agraceria como hermano, como amigo

    • La Constelación de Escorpio se encuentra en el brazo de Orión de la Vía Láctea, que sirve para separar los brazos de Sagitario y Perseo. Para el resto de sus dudas, le sugiero que lea el artículo. Un saludo.

  8. Genial, Galileo. Gracias a estas claras y bellas explicaciones descubrí esta magnífica constelacion…que en este preciso momento está pasando sobre mi cabeza!!! Es notable que siempre miraba la cola -ahora lo sé- esas dos estrellitas muy juntas, otras dos que formaban “el cuerpo” y una tercera en ángulo, que para mí, formaba la “cola”. Era mi propio asterismo, y no sé por qué, siempre me pareció un pequeño alacrán. (ni tenía idéa de dónde se encontraba Escorpio) Lo que más me llamaba la atención era que muy junto a ella veía una “mancha” blanca -pensaba que era una galaxia- y ahora vengo a descubrir que se trata de M7 ¡Siempre me había intrigado y no sabía cómo identificarla!
    Gracias mil

    • Enhorabuena por su intuición. Scorpius es una de las constelaciones que más responden por su forma a lo que cabría esperar, un alacrán o escorpión. En los cielos del sur debe verse espectacular tan alta en el cielo, pues aquí en Cádiz se ve demasiado baja, como expongo en el artículo.
      También debo felicitarla por M7, pues la descripción que nos hace es la misma que hizo Ptolomeo hace casi 2.000 años. No deje de admirar a Antares, que junto con Betelgeuse, es una de las dos supergigantes rojas más impresionantes de todo el cielo.
      Un saludo cordial.

  9. Gracias otra vez Galileo,. Y sí, cada noche (despejada, claro está) estoy disfrutando a Antares y Arcturo, que por estos tiempos están muy visibles.
    Ahora bien… ¿Se me permite hacer más preguntas?
    Una es: a las 6.30 AM veo casi en el cénit, pero un poco corrida al noroeste una estrella muy brillante ¿Puede ser Vega? y la otra pregunta -es larga- se refiere a solsticios y equinoccios. ¿Porqué se dice que ocurren el 20 o 21 de marzo y el 22 o 23 de setiembre y los solsticios el 20 o 21 de junio y el 22 o 23 de diciembre? Tenía entendido que esas fechas eran 21/3- 21/9 (este día celebramos la llegada de la Primavera al sur) y 21/6- 21/12, (este día celebramos la llegada del verano) así, exactas. Es que estamos tan perdidos?
    Y…de nuevo, gracias, gracias a la enésima!!!

    • Naturalmente que sí, ahí van mis respuestas:
      La estrella a la que se refiere es Fomalhaut, la más brillante de la Constelación de Piscis Austrinus (El Pez Austral), una estrella blanca de primera magnitud (mv=+1.15), que brilla tanto debido a su relativa proximidad, pues sólo se encuentra a unos 25 años-luz.
      La variación en las fechas de solsticios y equinoccios se debe a que la duración del año no es exactamente 365 días, sino unas 6 horas más, y esta diferencia se va acumulando, hasta que cada cuatro años es corregida con los años bisiestos, añadiento un día más el 29 de febrero. Esto es lo que hace oscilar el momento exacto en que ocurren, astronómicamente hablando, tales fenómenos.
      Gracias a usted, Norma, y un cordial saludo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: