La Galaxia de Andrómeda

Junto a la Vía Láctea y a la Galaxia del Triángulo (M33), la Galaxia de Andrómeda es una de las grandes dominadoras del denominado Grupo Local, conjunto de galaxias relativamente próximas entre sí, así llamado por la simple razón de que nosotros vivimos en él.

La galaxia toma su nombre de la constelación en la que se ubica, la constelación de Andrómeda (la doncella encadenada), cuya estrella principal Alpheratz es uno de los vértices del gran cuadrado de Pegaso, el caballo alado que transportó a Perseo para que éste pudiera rescatar a la doncella. Hablaremos de ello. Siguiendo la dirección de la diagonal del cuadrado que ocupa Alpheratz, llegaremos fácilmente, a simple vista, a Mirach, otra de las estrellas brillantes de Andrómeda. Al noroeste de ésta última se ubica M31.

La Galaxia de Andrómeda es el objeto celeste visible a simple vista más lejano, pues está situada a 2.5 millones de años-luz, lo que quiere decir que la luz que ahora nos llega salió de allí antes de la aparición del hombre sobre la Tierra. Algunos, sin embargo, afirman poder ver M33 (la Galaxia del Triángulo), que está algo más lejos, sin ayuda óptica. Durante mucho tiempo se le llamó “La Gran Nebulosa de Andrómeda”, pues se desconocía su condición de galaxia, y se pensaba que era una nebulosa. Incluso se puede encontrar en muchos textos actuales con esa denominación. Por ejemplo, en una prestigiosa enciclopedia francesa presente en muchos hogares hispanohablantes aún no se le reconocía, en su edición de 1984, su verdadera naturaleza.

Algunos apuntes históricos:

  • El primero en observarla, en el año 964, fue el astrónomo persa Abd-al-Rahman Al-Sufí, quien la dibujó y escribió su descripción en su “Libro de las estrellas fijas”. Al-Sufi la llamó “la pequeña nube”.
  • Un astrónomo holandés anónimo la incluye en un  mapa hacia el año 1.500.
  • En 1612 Simón Marius efectúa la primera descripción telescópica de la que tenemos noticia.
  • Charles Messier la incluye en 1764 con el número 31 de su catálogo, atribuyendo erróneamente su descubrimiento a Marius, obviando a Al-Sufí. A la derecha, el dibujo que hizo Messier de la región.
  • En 1864 William Huggins descubre las diferencias entre las nebulosas gaseosas y las falsas nebulosas, que ahora sabemos que son galaxias, por su espectro de líneas continuas similar al espectro de las estrellas.
  • Isaac Roberts fotografía las espiras de M31 en 1887.
  • Edwin Hubble publica en 1929 su estudio en el que muestra a M31 como una galaxia extraña a la Vía Láctea.

Messier 31, M31, o NGC224, conocida como Galaxia de Andrómeda, es una galaxia espiral gigante no barrada del tipo Sb, según la clasificación de Hubble, similar a nuestra Vía Láctea, aunque mayor y más brillante. Su masa estimada se aproxima al medio billón de masas solares, esto es, casi una vez y media nuestra galaxia, y es dos veces más brillante.

Desde nuestra posición en el Universo, M31 aparece con una inclinación de 15º, suficiente para vislumbrar su estructura espiral y un doble núcleo que ha sorprendido a los astrónomos, dado el desconocimiento que tenemos de su procedencia. Se barajan hipótesis de distinta naturaleza, como es el de una segunda galaxia que habría sido “devorada” por Andrómeda, o simplemente la existencia de polvo interestelar que oscurecería la porción central de un único núcleo. Las estimaciones dimanantes del Telescopio Espacial Spitzer concluyen que contiene alrededor de un billón de estrellas, siendo por tanto decididamente mayor que nuestra galaxia. Sus dimensiones son tales que se piensa que sólo M104 (la Galaxia del Sombrero) supera su tamaño. En el cielo, ocupa un tamaño aparente mayor al de cinco veces la Luna llena, como se ve en la imagen de arriba que es un montaje, como es obvio.

A simple vista (en la imagen, con el cometa Bradfield, en 2004), en ambientes rurales exentos de contaminación lumínica y, por supuesto, en ausencia de la Luna, la Galaxia de Andrómeda aparece como una pequeña banda lechosa, luminosa y alargada, en la dirección de la constelación que le da nombre. Si el cielo tiene suficiente calidad (ausencia de contaminación atmosférica, de vientos que distorsionen el aire y de otras perturbaciones en las capas altas) aparecerá también un núcleo brillante, que se hará mucho más ostensible con ayuda óptica.

Junto a la Galaxia de Andrómeda, se pueden observar otras dos galaxias satélites de M31, que también están incluidas en el catálogo de Charles Messier. Se trata de M32, muy próxima a la galaxia principal, y M110, algo más al nordeste. Son dos objetos mucho más difíciles de observar, y que necesitan telescopios para su estudio.

M32 se muestra como una mancha brillante, muy redonda, de octava magnitud. Está a 22 minutos de arco al sur de la región central de M31, por encima de los brazos espirales. Es la galaxia satélite más brillante de la Galaxia de Andrómeda.

M110 es la segunda galaxia más brillante entre las satélites de M31. Es una galaxia elíptica de magnitud 8.5.

Se incluyen a continuación imágenes en ultravioleta

en infrarrojo

y en rayos X:

Una última observación se refiere al movimiento de Andrómeda. Ésta y la Vía Láctea se aproximan a una velocidad de unos 500.000 km/h, por lo que en unos 4.000 millones de años, mil millones de años arriba, mil millones de años abajo, se producirá la colisión (en la imagen, las galaxias Antennae están sufriendo el mismo proceso en la actualidad). El choque no será como el que tiene lugar entre dos objetos sólidos, dados los enormes vacíos interestelares, por lo que se producirá una fusión entre ambas galaxias, debido sobre todo a efectos gravitacionales, dando como resultado una colosal galaxia supergigante.

Mitología

Andrómeda es la hija de Cepheo y Casiopea. Ésta, al decir que era más bella que las Neréidas, había ofendido a Poseidón, Dios del mar, casado con Anfítrite, una de las hijas de Nereo. El dios envió a Cetus, el monstruo marino, para destruir la región. Cepheo y Casiopea ofrecieron en desagravio a Andrómeda, quien fue encadenada a una roca en espera de que la ballena la devorara. Pero no contaban con el concurso de Perseo, quien prendado de la belleza de la doncella, vence a la gorgona Medusa, le corta la cabeza, y hace que ésta con su mirada petrifique a Cetus, salvando así la vida de Andrómeda y desposándola a continuación. Andrómeda, Cepheo, Casiopea, Cetus y Perseo son ahora constelaciones del cielo.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Anuncios

10 comentarios to “La Galaxia de Andrómeda”

  1. la galaxia de andromeda espectacular,anoche en el campo el cielo
    estaba superdespejado ,y es verdad que desde que leo la bitacora
    miro el cielo con mas interes intentando de buscar todo lo que tu nos describes en estas paginas,como siempre un diez,besitos

    • Eso es una gran noticia, Ana. Has pasado del “qué bonita está la noche estrellada” a la búsqueda de esta estrella, aquella constelación o aquel otro planeta. O sea, ya eres una estudiosa de los cielos, una astrónoma aficionada. Enhorabuena y muchos besos.

  2. Arlequín Says:

    Amigo Galileo, excelente como siempre. No me canso de maravillarme con la belleza de nuestro universo. Debe ser colosal y maravilloso ver la próxima fusión de dos galaxias. Gracias Gali por acercarnos sus conocimientos y apasionarnos con ellos. España Campeón Amigo!!!! Un Abrazo

    • El estudio de los cielos es inagotable, y por eso nunca deja de sorprendernos. Y la pasión que va despertando entre nosotros es contagiosa. Muy contagiosa, pero además también es incurable. Benditos males. Sin embargo, el “choque”, encuentro o fusión entre dos galaxias tiene lugar a lo largo de miles y miles de años, y por tanto nosotros no podemos percibir el proceso. Imagínese cuando ve un avión volando a muchísima altitud, usted no nota que se mueve, aunque vaya a velocidades supersónicas. Bueno, pues lo mismo, pero a lo bestia.
      Una pena que Uruguay no nos acompañe en la final, porque merecieron más. Saludos cordiales.

  3. Bastante tiempo sin dejar comentario en la Bitácora, lo cual no significa que deje de venir por aquí a visitarte y a seguir aprendiendo.

    Me sumo a lo que comenta nuestra contertulia Ana, que hemos ido descubriendo el cielo desde otra perspectiva. En mi caso ya no lo miro exclusivamente para saber si hace falta echarle mano al paraguas….¡Que no! ¡Que ya no sólo lo miro, sino que también lo observo! 🙂 y la diferencia entre estos verbos está en el matiz de disfrutar de la degustación astronómica que nos ofreces como cheff nuestro, recomendándonos los mejores platos. Dispénsame por esta comparación tan casera y poco científica. Un beso como siempre: entrañable.

    • “… Te acompañaré en esta ruta que hoy inicias…”. Estas palabras eran parte del primer comentario que recibió la bitácora, el día 4 de febrero, el mismo día de su inauguración. De esa manera tan sencilla y hermosa Carmen inauguraba esta sección de comentaristas, erigiéndose en valedora incondicional de nuestra página. Carmen ES bitácora, porque ha cumplido su promesa animándome y aconsejándome sin descanso.
      En aquel comentario, Carmen, terminabas enviándome un abrazo entrañable. Hoy he salido ganando con ese beso. Ha merecido la pena. 🙂 Muchos besos para ti.

  4. El que no te hubiese hecho el comentario, apreciable Galileo, no quiere decir que no visite tu página, lo hago casi a diario, porque el trabajo que haces me gusta bastante.
    La galaxia de Andrómeda, como todas fantástica. Yo no consigo orientarme, y poder verla, Tego mucha luminosidad y poca vista, pero como tu, las describe tan bien me, doy por enterada —gracia y hasta siempre.

    • Con la contaminación lumínica no te puedo ayudar, pero otra cosa bien distinta es proporcionarte instrumentos que te ayuden a orientarte en el cielo y a estudiar las constelaciones. Haz click en el siguiente enlace, y obtendrás un estupendo planisferio, válido para toda la Península Ibérica y para el archipiélago de las Baleares:
      http://www.elcielodelmes.com/Planisferioelcielodelmes.php
      Descárgalo, imprímelo y pronto aprenderás a usarlo. Un beso.

  5. Hola nuevamente,,, Despues de unas buenas vacaciones y de un fuerte temporal de casi 15 dias se despejaron mis cielos.. Como siempre todo esto es muy interesante! hace ya mucho tiempo miraba un mapa celeste en donde ubicaban a andromeda, de verdad que me sorprendi por que efectivamente se ve a simple vista aunque para esto debia mirar las estrellas que estan a un lado, ya que si trataba de mirar directo a donde esta andromeda no conseguia verla-, mucho despues tuve de la oportunidad de localizarla con unos binoculares lo cual fue mas interesante y despues con un pequeño telescopio; ahora cada que tengo la oportunidad volteo a ver el cielo en esa direccion para contemplar esta hermosa galaxia.. Saludos….

    • También yo he estado unos días de descanso, y ésa es la razón por la que todo está más lento en la bitácora. Estoy tardando más en responder a los comentarios, y ya hace 10 días que no publico nada, pero espero tener terminado para esta noche un nuevo artículo.
      Ángel nos describe perfectamente la técnica de observación conocida como “visión periférica”. Debe utilizarse frecuentemente para ver a ojo desnudo los objetos menos brillantes. M31 es uno de ellos, pues aparece como una mancha en forma de nube, de ahí su primitivo nombre de Nebulosa de Andrómeda.
      Un saludo afectuosos, amigo Ángel.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: