M51: La Galaxia del Remolino

Las galaxias espirales son, con toda probabilidad, las más llamativas e interesantes de cuantas conocemos. La Galaxia del Remolino (M51) sobresale entre ellas por su hermosura, pues se nos ofrece totalmente de frente, mostrando claramente sus espiras, pero también la cercanía de NGC5195 aparenta representar una graciosa danza, que es en realidad una colisión entre galaxias. Regiones HII de creación de estrellas, zonas azuladas con estrellas jovencísimas y un núcleo extraordinariamente denso hacen de M51 uno de los objetos más bellos del cielo, un espectáculo irrenunciable.

Similar a nuestra Vía Láctea, aunque algo menor, y situada a sólo tres grados y medio de la brillante e importante estrella Alkaid (η UMa), la Galaxia del Remolino pertenece, sin embargo, a Canes Venatici, una costelación menor, propuesta por Hevelius en su obra Firmamentum Sobiescianum (1690). Hagamos una breve incursión por esta constelación.

Canes Venatici es una pequeña constelación situada a 40º de latitud norte. Su nombre significa “Los Perros de Caza” o “Los Lebreles”, siendo su genitivo Canum Venaticorum y su abreviatura CVn. Se localiza entre la Osa Mayor y la Constelación del Boyero, prolongando dos veces la línea que une a Dubhe (α UMa) y Phad (γ UMa), lo que nos conducirá a su principal estrella, llamada Cor Caroli (Alpha Canum Venaticorum, o α CVn). Es ésta una estrella blanca de magnitud +2.9, cuyo nombre significa “El Corazón de Carlos”, así bautizada por Edmund Halley, en honor al monarca Carlos II de Inglaterra, durante cuyo reinado se fundó el Observatorio de Greemwich. Está a la distancia de 110 años-luz, y tiene una compañera de quinta magnitud. En cielo profundo son dignos de mención, entre otros, además de la Galaxia del Remolino, el cúmulo globular M3, que contiene medio millón de estrellas, y la Galaxia del Girasol (M63), una preciosa espiral que está inclinada y que vemos en la fotografía de arriba a la izquierda.

La Galaxia del Remolino (M51 o NGC 5194) fue descubierta el dia 13 de octubre de 1773 por Charles Messier mientras observaba un cometa. La definió como “una nebulosa muy tenue, sin estrellas”. Pierre Mechain, amigo del primero, pudo observar en 1781, el 21 de marzo, a NGC 5195, la pequeña galaxia irregular que la acompaña, de manera que incluyeron en el Catálogo Messier de aquel año un comentario en el que se decía que “es doble, cada una tiene un centro brillante, y están separadas 4’35”. Las dos atmósferas se tocan entre sí, y una de ellas es más débil que la otra“.

En la primavera del año 1.845, 64 años después, aún no se conocía la estructura espiral que presentan muchas galaxias; fue entonces cuando William Parsons, tercer conde de Rosse, dirigió el tubo de su telescopio hacia la Galaxia del Remolino. Lord Rosse disponía de un monumental telescopio refractor de 72 pulgadas de diámetro (algo más de 180 centímetros), llamado el Leviathan de Parsonstown, y ello le permitió vislumbrar los brazos de M51 y confeccionar un cuidadoso y fidedigno dibujo. Es por eso por lo que a la Galaxia del Remolino también se le ha llamado a veces Galaxia de Rosse, y El Signo de Interrogación de Lord Rosse, pues es a ese signo a lo que se parece el diseño de Rosse.

La forma que tiene la Galaxia del Remolino es una curva que los matemáticos llaman espiral logarítmica (descubierta por René Descartes en el siglo XVII), porque la separación de los brazos crece geométricamente al aumentar la distancia que los separa del centro. Se ha comparado esta forma a un huracán (en la fotografía de arriba, M51 junto al Huracán Isabel, que azotó, entre otros, a los estados de Virginia y Carolina del Norte en el año 2003), al girasol y todavía más claramente a la concha de nautilus.

Hoy sabemos que se trata de dos galaxias en colisión, situadas a unos 30 millones de años-luz del Sistema Solar, aunque se han estimado distancias que van desde los 20 a los 37 millones. Las fuerzas gravitacionales han hecho que NGC 5195 haya traspasado a la galaxia principal en dos ocasiones, y que su influjo produzca aumentos de la presión en los brazos espirales de M51, comprimiendo el gas que hay allí y originando claras zonas de creación de nuevas estrellas. Cuando dos galaxias entran en colisión, sus estrellas no chocan entre sí, dados los tremendos vacíos existentes entre ellas, pero sí sufren graves alteraciones en sus trayectorias, que pueden conducir, como es el caso, a su expulsión de la zona hacia el vacío más absoluto (nubosidad que rodea a NGC 5195 en la fotografía), y condenar a sus sistemas planetarios al aislamiento del resto del Universo. Quién sabe si esto incluye a alguna forma de vida.

El núcleo de la Galaxia del Remolino es extraordinariamente denso. Miles de estrellas se apelotonan en un área no mayor de 80 años-luz, y producirían en un hipotético planeta que orbitara alrededor de alguna de ellas un brillo constante, un día perpetuo sin hacerse la noche en ningún momento. Está compuesto por estrellas jovencísimas, muchas de las cuales no alcanza la décima parte de la edad de nuestro Sol.

Dada la duplicidad del objeto, existen dudas sobre si el término M51 debe designar sólo a la galaxia principal, o al conjunto de las dos. En el segundo de los casos, es necesario distinguir entre M51A para la galaxia mayor (NGC 5194), y M51B para la acompañante (NGC 5195).

M51, la Galaxia del Remolino, es un objeto muy sensible a la contaminación lumínica, así es que para su observación es imprescindible procurarse cielos muy oscuros. Para localizarlo, sin embargo, será de crucial ayuda servirse de Alkaid, que es la estrella que ocupa el extremo del mango del asterismo de la Osa Mayor (ver artículo). Partiendo de esta estrella, sólo hay que desplazarse 2º al sur, y otros 3º al oeste. Se apreciará entonces una mancha con un marcado núcleo y a su lado otra mancha menor. Es M51.

Johannes Hevelius agrupó algunas estrellas sueltas que se observaban entre la Osa Mayor y el Boyero, y que no pertenecían a ninguna constelación. Creó de esa forma Canes Venatici (los Perros de Caza, o los Lebreles), que quieren representar a Afterión y Chara que, sostenidos por el Boyero, muerden la cola de la Gran Osa.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

16 comentarios to “M51: La Galaxia del Remolino”

  1. Amigo Gali, lo felicito! Me deslumbró con su artículo, es fascinante la Galaxia del Remolino, con su núcleo espectacular, lleno de estrellas nuevas y la cantidad de ellas, su forma de espiral es magnifica, además de la fusión de dos galaxias que le da un tono fastuoso a toda la magnitud del universo.
    Gracias amigo por compartir con nosotros tanta belleza. Un abrazo

    • El choque entre dos galaxias siempre nos ofrece un impresionante espectáculo. Lo vemos aquí, y también en el caso más conocido de las Galaxias Antennae. En un futuro lejano (dentro de unos 4.000 millones de años), colisionarán también M31 (la Galaxia de Andrómeda) y nuestra Vía Láctea, con el Sol incluido, pero para ese espectáculo no tenemos reservado asiento. Gracias por su intervención, y un saludo muy cordial.

  2. Maravilloso,,,,,,, las formas,,, el color,,, todo es lo más,,,, besos, y mil gracias.

    (ojalá jamás el ser humano ponga un pié allá,,,,, echaría a perder algo tan hermoso)

    • Si algo caracteriza al ser humano, es su afán destructivo. Nada de lo que esté a su alcance escapa a su intrínseca maldad, ni siquiera su propia especie. Alguien dijo que el enemigo número uno de la Humanidad es ella misma, así es que estoy de acuerdo con su apreciación al cien por cien.
      Muchas gracias por su participación, y muchos besos.

  3. Muy completo su articulo sobre la galaxia remolino! Felicidades amigo galileo. sin duda alguna la galaxia espiral del remolino es una de las mas hermosas galaxias vistas, tengo entendido que no hace mucho se detecto la explosion de una supernova en uno de los brazos de esta galaxia de la cual existen imagenes de tan colosal cataclismo; la primera vez que lei un articulo sobre esta belleza me sorprendio la perfeccion de su espiral y la abundancia de colores, zonas de formacion estelar, abundantes zonas de estrellas jovenes y grandes nubes de polvo asi como su galaxia satelite que la acompaña.
    Nunca supe en donde podia localizar esta galaxia hasta el dia de hoy y creo que en estas fechas ya va casi de picada junto con las ultimas estrellas de la osa mayor. Reciba Saludos coordiales…

    • En la Galaxia del Remolino, son dos las supernovas de las que disponemos imágenes. La primera de ellas, en 1.994, descubierta por astrónomos aficionados y captada por el Hubble, se puede ver en Una supernova en Remolino.
      En el año 2.005 tuvo lugar otra explosión, que puede verse en Una supernova cercana en M51.
      En Cádiz, tanto Alkaid como M51 son casi circumpolares, ocultándose bajo el horizonte durante unas 3 ó 4 horas solamente, así es que pueden ser admiradas todo el año. Un cordial saludo.

  4. Querido Galileo, magnifico como nos tiene acostumbrado, aunque cada dia se supera algo mas. Me sorprende este articulo pq nunca habia oido hablar de la galaxia del remolino (otra prueba de mi ignorancia hacia el universo). me ha sorprendido sobre todo la forma q tiene, los colores, el brillo y el misterio q le rodea (ya q deja caer la posibilidad de q haya vida en ese lugar), espero q sea vida inteligente y sepa apreciarla y cuidarla. Tb me ha gustado mucho el tubo de telescopio de William Parsons, es sorprendente como desde hace tantos años el hombre se ha interesado tanto por el universo y por todo lo q le rodea. y la parte de mitologia siempre me agrada mucho. gracias galileo por su sabiduria y su paciencia por leer y responder a todos nuestros comentarios.

    • Entre los cientos de miles de estrellas de M51 es prácticamente seguro que existan multitud de sistemas planetarios, pues nada hace pensar que éstos sean exclusivos de las estrellas de nuestra galaxia. ¿Vida inteligente en ellos?. No lo sabemos, pero siempre existe la posibilidad.
      Ahora, amiga mía, te haré una confidencia: Cada uno de los comentarios que escribís, es para mí un verdadero regalo, y me pongo muy contento cada vez que se recibe uno y cuando me pongo a contestaros, como hago ahora contigo. No se lo digas a nadie, porque no me gusta dejar traslucir en público mis emociones.
      Muchos besitos.

  5. Que tal amigo Galileo.
    Estoy sorprendida. la galaxia del remolino me párese muy bella y curiosa, cuando nos cuenta que puede de alguna manera haber vida, o lo del día perpetuo yo quedo sin palabra. Cuanta maravilla hay bajo este cielo, que alguno miramos tan despreocupadamente.
    Muy agradecida por tu esfuerzo y dedicación en la bitácora hacia nosotros

    • El Universo, efectivamente, nos sorprende a cada paso que damos, a cada golpe de telescopio o de binoculares, e incluso cuando se observa a ojo desnudo un cielo oscuro. Para mí es un placer presentaros algunas de estas maravillas. Un beso.

  6. maravilloso articulo ,como disfruto cuando lo leo .la galaxia del remolino,cuando veo cosas tan bonita no me puedo creer que lo tengamos encima de nosotros y que si no fuera por ti na de na.
    besitos……

    • Sólo estamos viendo, en nuestro viaje a través de los cielos, una pequeñísima parte de las maravillas que éste nos ofrece.
      Agradecido por tu participación, siempre tan agradable, pues ya sé lo ocupada que estás. Muchos besitos.

  7. Hermosa Galaxia, una de mis archi favoritas del catalogo messier!!!!

    Sobre las estrellas y sus planetas que están en el vació, ya hay astrónomos que están hipotetizando cuales serian las condiciones de esos planetas vagabundos (y sus estrellas) si hay seres inteligentes en las cercanías de esta galaxia, la vista debe ser conmovedora!.

    Y es curioso que desde nuestra perspectiva, “una linea las una” tanto M51 y M101.

    Gracias por el articulo, como siempre maravillosos!

    Edgar.

    • Ufff, en nuestro caso resultaría desolador. Desde la Tierra, el paisaje del cielo nocturno sólo estaría compuesto por la Luna y el resto de los planetas del Sistema Solar, y no veríamos ni una sola estrella. Con ayuda del telescopio, podríamos observar, quizás, algunas galaxias lejanas, pero sin referencia alguna, pues las constelaciones habrían desaparecido al no poderse ver ninguna estrella.
      Hay que aclarar que todas las estrellas que vemos pertenecen a la Vía Láctea. Si el Sol fuera expulsado de ella, quedarían muy lejanas, e invisibles para nosotros.
      Muchas gracias a ti, de nuevo, Edgar. Un saludo cordial.

  8. Tienes razón, mas bien seria una vista desoladora!.

    No se que opines, pero ¿es algo indispensable para que pueda evolucionar una especie inteligente, estar dentro de una galaxia para tener las estrellas, y estas estrellas nos ayuden como puntos de referencia para después gracias a ella “regular el tiempo”, y navegar por las tierras y poco a poco se produzca la globalizacion.

    No se si me explico, pero lo que quiero dar a entender es ¿civilizaciones que solo tengan su luna y sol, quedarian aisladas del resto y no evolucionarian?

    • Desde luego, la posición de las estrellas fue determinante para la confección de los calendarios de la Antigüedad. También fueron fundamentales para la navegación. Pero, ¿tanto como imprescindibles?. Creo que no.
      Sí puede ser más importante en la climatología. El Sol, en su órbita alrededor del centro de la Vía Láctea, que tarda 200 millones de años en completar, atraviesa cuatro brazos de la galaxia y, curiosamente, las glaciaciones terrestres han coincidido con los momentos en los que el Sol estaba entre un brazo y otro. Así es que, con el Sistema Solar aislado de cualquier ambiente galáctico, ¿sería habitable nuestro planeta?. Parece ser que no.
      Un abrazo, cielos despejados y feliz observación.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: