Venus, el Lucero del Alba

Sólo superado en brillo por el Sol y la Luna, Venus es conocido desde siempre, si bien con ciertas confusiones, pues los antiguos creyeron que se trataba de dos astros distintos, al amanecer (Phosphorus) y al atardecer (Hesperus), hasta el punto de hacerse visible incluso de día, en frecuentes ocasiones, siendo el primer astro en aparecer en muchos atardeceres, y el último en desaparecer en el amanecer. En la fotografía, tomada a las 7 de la tarde en Budapest (Hungría), aparece a punto de ser ocultado por la Luna. El planeta volvería a aparecer una hora después. Estrella de la mañana (Morning Star para los angloparlantes, o Morgenstern para los alemanes), Lucero de la tarde e incluso La Joya del Cielo son denominaciones frecuentes para el planeta Venus. Llega a alcanzar una magnitud visual de -4.40.

Tras Mercurio, Venus es el segundo planeta más cercano al Sol, y ambos se constituyen como los únicos interiores a la órbita de la Tierra, por lo que nunca podrán encontrarse en oposición. Su tamaño es mayor que el del propio Mercurio, y también que el de Marte, y sólo es superado por el de la Tierra entre los llamados planetas rocosos o terrestres. Venus (como Mercurio) no tiene ningún satélite natural.

Como se encuentra más cerca del Sol que nosotros, muchas veces se sitúa demasiado cerca de éste, y esto impide su visión, así es que es necesario, para observarlo, esperar a que obtenga una suficiente separación angular de la estrella. A esta separación es a lo que los astrónomos llaman elongación, que en el caso de Venus sólo obtendrá un valor máximo de 47.8º, lo que hace que en estos días se pueda ver con un margen de más de 3 horas antes de la salida del Sol, o después de su ocaso.

A continuación he incluido un cuadro donde figuran los horarios de orto por el este, tránsito en el sur (en el norte para el Hemisferio Austral), y ocaso por el oeste para el planeta Venus en los cuatro domingos de este mes de diciembre (escribo a finales del mes de noviembre de 2010).

Día Salida Culminación Ocaso Magnitud
05 5:02 10:32 16:02 -2.6
12 4:55 10:22 15:50 -2.9
19 4:52 10:16 15:40 -3.1
26 4:53 10:12 15:32 -3.3

Desde Cádiz (España), podrá observarse perfectamente antes del amanecer, porque el Sol no saldrá por el este hasta pasadas las 8 de la mañana. En ese momento, el planeta habrá alcanzado una altitud superior a los 33º sobre el horizonte del sureste.

Al igual que nuestro satélite, la Luna, Venus presenta fases. Sabemos esto desde que lo descubrió Galileo Galilei, cuando observó al planeta en el mes de diciembre de 1.610, así es que en estas fechas se cumplen 400 años de tan importante descubrimiento, pues el genial astrónomo toscano también anotó el menor tamaño del astro cuando mostraba fase llena, que iba aumentando conforme disminuía la superficie iluminada (pulse sobre la imagen), y ese dato supuso un importante espaldarazo en favor del modelo heliocéntrico propuesto por Nicolás Copérnico.

Durante un tiempo, los astrónomos pensaron que la Tierra y Venus eran dos planetas gemelos. Esta creencia se sustentaba en que los dos astros tienen aproximadamente el mismo tamaño, y similar masa, densidad y volumen, como puede verse en el siguiente cuadro:

Dato Venus Tierra Venus/Tierra
Masa (x1024 kg) 4.8685 5.9736 0.815
Densidad (kg/m3) 5243 5515 0.951
Radio (km) 6051.8 6378.1 0.949
Gravedad (m/s2) 8.87 9.78 0.905

Como se ve, las similitudes rondan el 90 %, y además se formaron casi al mismo tiempo, y de la misma nebulosa. Por todas esas razones, hace un siglo imaginábamos a Venus cubierto por océanos rodeados de hermosos jardines, y habitado por seres inteligentes (venusianos).

Sin embargo, la realidad es bien distinta, y esto lo supimos en la era espacial, cuando la sonda norteamericana Mariner 2 pudo llegar al planeta, tras el fracaso un año antes de la soviética Venera I, mostrando la densa atmósfera que lo rodea, y que impide ver la superficie del planeta. En 1974, la Venera 4 envió datos de la composición de esta atmósfera, y supimos que estaba compuesta por un 95 % de dióxido de carbono. Distintas misiones midieron la presión atmosférica (entre 75 y 100 atmósferas) y la temperatura en la superficie (entre 457 y 474 ºC), entre otros valores, radicalmente distintos a los de nuestro planeta. La densa atmósfera produce además un efecto invernadero, dejando pasar las radiaciones infrarrojas, que no podrán salir al exterior, y filtrando las ultravioletas procedentes del Sol, originando las altas temperaturas que ya se han citado. Si a todo esto unimos la actividad volcánica que parecen confirmar los datos enviados por la sonda Venus Express, de la Agencia Espacial Europea, actualmente en órbita alrededor de Venus, estudiando su atmósfera y su superficie, podremos hacernos una idea de que se trata de un verdadero infierno.

La estructura interna del planeta parece ser semejante a la de la Tierra, aunque con algunas diferencias que resultarán decisivas en cuanto a la ausencia de un campo magnético significativo. Todo induce a pensar que en Venus hay un núcleo metálico, líquido al menos en parte, cubierto por un manto de silicatos, y una corteza carente de placas tectónicas, lo que unido a una lenta rotación deja en solitario al viento solar como único responsable de la débil actividad magnética en los polos. La lava presente en la superficie, relativamente reciente, ha de ser forzosamente procedente de la actividad volcánica, porque no se producen movimientos tectónicos como en la Tierra.

La sonda Magallanes ha elaborado, con el auxilio de radares, un completo mapa de la superficie venusiana, en la que destacan dos mesetas, jalonadas por ríos de lava de formación reciente (a escala geológica), pues no parecen tener más de 500 millones de años. La primera y más extensa de esas formaciones es la Tierra de Afrodita, que se extiende a lo largo de toda la zona ecuatorial. El brillo de la región, que se manifiesta en las fotografías de la sonda, sugiere la presencia de materiales metálicos (¿pirita de hierro?), pues hay que descartar la presencia de humedad procedente de agua líquida.. Otra meseta, la Tierra de Ishtar, se sitúa en los alrededores del Polo Norte, y en ella encontramos el Monte Maxwell, que con casi 11.000 metros (2 km más alto que el Everest) es la mayor altitud del planeta. En la ilustración de arriba a la derecha, el Everest está en primer término, después el Monte Maxwell, y por fin al fondo, el imponente Monte Olimpo, en Marte, que con sus 27 km de altura es el mayor volcán del Sistema Solar. Junto a estas líneas, a la izquierda, fotografía por radar de Maat Mons (8 km), que es el volcán más alto de Venus, tomada por la sonda Magallanes. En primer término se evidencian ríos de lava de reciente formación, y también se han podido detectar en la zona altas concentraciones de Dióxido de Azufre (SO2) y Metano (CH4), consecuencia de las recientes emisiones del volcán.

El planeta Venus en color verdadero, donde sólo se aprecia la densa atmósfera, sin detalle alguno de su superficie

En cuanto a sus aspectos orbitales, las diferencias con la Tierra se agudizan. Venus rota lentamente, siendo su período de rotación de 243 días terrestres (un día venusiano). Sin embargo, su año es de sólo 225 días, resultando más corto que el día, referido éste a su posición con respecto al fondo estelar.

Pero lo más sorprendente es que si pudiéramos observar al Sol desde la superficie del planeta, nuestra estrella saldría por el oeste, poniéndose por el este, al contrario de lo que ocurre en la Tierra, pues su rotación es retrógrada. Naturalmente, el fenómeno también afecta al resto de las estrellas y a los planetas. Desde Venus, la Tierra aparece con magnitud -2.6 y la Luna con +1.39. Júpiter, con -1.6.

Por último, hemos de resaltar los interesantes tránsitos del planeta a través del disco solar. Consisten éstos en que, a pesar de que las órbitas de la Tierra y de Venus difieren en su inclinación, a veces coincide nuestra posición en línea recta con las de Venus y el Sol, y entonces el planeta aparece como un lunar negro sobre el fondo luminoso de la estrella. Kepler había predicho el tránsito de Venus (y el de Mercurio) en 1631, pero murió un año antes, así es que hasta 1639 no se observó el primero (Jeremiah Horrocks). El último ocurrió en el año 2004. El próximo, el 6 de junio de 2012.

Mitología

Ya citamos al principio del artículo que los antiguos griegos creyeron, durante un tiempo, que el astro que veían brillar por la mañana era otro distinto al de la tarde. Al primero lo llamaron Phosphorus o Lucifer, que no significa otra cosa que el que trae la luz, en referencia a que aparecía inmediatamente antes que el Sol; el segundo fue llamado Hesperus. Pero cuando se dieron cuenta de que se trataba de un mismo astro, brindaron el planeta a Afrodita, imponiéndole su nombre. Los romanos continuaron la tradición helenística, y lo llamaron Venus (heredera latina de Afrodita), la Diosa del Amor, que también representaba a la belleza y la fertilidad.

El símbolo del planeta, que también sirve para identificar al sexo femenino, representa al espejo en el que Venus se mira, en oposición a la lanza de Marte, que simboliza el sexo masculino.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Ir al Índice Temático.

12 comentarios to “Venus, el Lucero del Alba”

  1. Hola:
    Precioso, que de cosas he aprendido con la lectura de este articulo. Sabia lo de los tránsitos de Venus, de hecho estoy pensando en desplazarme para ver el próximo, pues en Asturias no será visible mas de 10 minutos, hay que irse al Este, pero no veia el porque de esa situación y al poner ese gráfico lo he comprendido rápidamente, muchas gracias!.
    Un abrazo

    • En el momento de amanecer en España, el tránsito estará finalizando, así es que sí, mi buen amigo, quien quiera disfrutarlo debería viajar hacia el este. Algunos aficionados ya están ahorrando y se preparan expediciones para observarlo. En concreto, tengo entendido que en la Agrupación de Sabadell buscan personas interesadas en viajar a Vladivostok, en el oriente ruso.
      Un fuerte abrazo.

  2. Galileo gracias por alcanzarnos este planeta tan hermoso. Difícil de creer que su atmósfera sea tan densa e “infernal” ya que cuando lo vemos irradia una hermosa luz plateada y brillante, que a mí particularmente me da una sensación de paz. Desde que yo era pequeño me lo presentaron como “El Lucero del Alba” y me quedó para siempre grabado ese primer nombre, ya que la persona que me lo enseño fue de las más importantes en mi vida. Conmigo “mató dos pájaros de un tiro”, me enseñó lo maravilloso que es Venus y por otro lado recordé que desde que tengo uso de razón este planeta me quedó en la memoria por su hermosura y por su nombre. Gracias amigo, un abrazo

    • Cuando leo un comentario como éste, toda mi pereza desaparece mágicamente, y renovadas fuerzas me empujan hacia adelante, hacia la redacción de más artículos que mantengan viva la bitácora.
      Gracias, amigo Arlequín, por esta aportación tan entrañable. Un abrazo muy fuerte.

  3. Hermosisimo es el planeta venus!!! eran las 6 am del dia de hoy y sabiendo que ya en estas fechas se aparece por el suereste sali a observar y en efecto ahi estaba resplandesiente como ninguna estrella, enbellesian mas la escena la estrella espiga, saturno , la luna y un poco mas al norte Arturo.. hermosa imagen la de hoy en la madrugada. Felicitaciones amigo galileo, Saludos coordiales.

    • Es la última hora de los cielos americanos, la crónica de urgencia de nuestro amigo Ángel, desde México, para “La bitácora de Galileo”.
      Le aseguro que yo no lo hubiera contado mejor, pues se indica la hora correcta, la orientación exacta y los astros que acompañan a Venus en ese momento.
      Gracias, buen amigo, y un abrazo.

  4. Como siempre maravilloso articulo!!!
    Voy a buscar a Venus en el cielo [haber si tengo suerte] en estos momentos se observa jupiter.

    Venus es extraordinario. los astrónomos antiguos creían que eran dos objetos independientes. el que aparecía en el amanecer y en el anochecer. después identificaron que solo era uno,

    También en tiempos de cassini, se reportaron unas observaciones curiosas. en donde encontraron que había un objeto que órbitaba Venus. !creían que Venus tenia una luna!
    Le llamaron Neith. Posteriores observaciones identificaron que solo fueron errores de observacion, estrellas de fondo. ETC

    Ahora hay un asteroide que órbita Venus y casi emula a un satélite. el asteroide es 2002 VE68 http://en.wikipedia.org/wiki/Neith_(hypothetical_moon)

    También lo extraordinario. es esa diferencia graciosa. No puede ser que termine una vuelta alrededor del sol mas rápido que una vuelta alrededor de su eje,
    Es un fascinante planeta para ver y estudiar, para vivir no😦
    ……………………………………………….
    Una anotación: Los mayas tomaban mucho en cuenta a Venus. sus movimientos en el cielo fueron registrados en el codice dresde, que esta en estos momentos en un museo de Austria [si no mal recuerdo] es un documento heredado por los mayas muy bueno

    Gracias y un saludo
    edgar Luis Gomez

    • Excelente apéndice, Edgar. Muchas gracias.
      En estos días Júpiter se deja ver al anochecer, y Venus nos da los buenos días poco antes del amanecer. Estamos de suerte, porque ambos astros son magníficos, y cada uno tiene sus peculiaridades, el uno con sus satélites galileanos, el otro con sus fases. Para no despegar el ojo del ocular durante un buen rato.
      Los mayas fueron excelentes astrónomos, y elaboraron un calendario que se inicia en el año 3.114 antes de Cristo (el 13 de agosto), y que se rige por distintos eventos cósmicos, como los solsticios y equinoccios, las fases lunares, y los ciclos del planeta Venus, entre otros.
      Un abrazo desde Cádiz.

  5. Hola Galileo.
    Muy bonito articulo. En los atardeceres de verano hace años, yo veía una estrella muy grande y brillante, y me preguntaba ¿como se llamaría? En la bitácora me entere que era Venus, pero he aquí mi sorpresa es el mismo, el tan querido y con tantos recuerdos para mi, lucero del alba. Un poquito entristecida por descubrir que ese chorro de luz del lucero del alba sea en realidad un infierno.
    Gracias y saludos ….besos.
    Propuesta, quedamos para el 6 de junio del 2012

    • Nada de tristezas, amiga Cari, pues esas duras condiciones producen la inhabitabilidad del planeta, y por eso el hombre descarta la posibilidad de colonizarlo, y con ello destruirlo como está haciendo con la Tierra, como hace con todo lo que toca.
      Vale, quedamos, sí, pero hay que viajar al este, porque desde aquí no podemos verlo, ya que cuando ocurra el tránsito, aquí aún el Sol estará bajo el horizonte.
      Muchos besos.

  6. Ayer aqui en mi rancho estaba el cielo tan claro que facilmente observe esa pequeña estrella q va delante del sol, por supuesto que me refiero a venus, al principio mis hermanas e incluso mi esposa me tacharon de loco, ya cuando les diriji la mirada hacia esa pequeña estrella se quedaron boquiabiertas, asi es amigos es por que eran las 12 de pleno dia y una estrella estaba en el cielo……

    • Si tiene una suficiente elongación (separación angular del Sol), y se sabe hacia donde mirar, Venus es perfectamente visible en pleno día, como nos cuenta Ángel.
      Enhorabuena, y no ceje en sus observaciones. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: