El Cinturón de Orión o Las Tres Marías

Soy un ferviente admirador de la cultura popular, el saber secular que la tradición se encargó de transmitir de forma oral a través de las generaciones. Nuestros mayores, hace sólo unas décadas, fueron herederos de enormes caudales del conocimiento humanístico que, en todos los órdenes del saber, fueron enriquecidos paulatinamente por la propia experiencia del vivir cotidiano de las gentes del pueblo. Ellos, los abuelos, llegaron a conocer por vía de la tradición oral diversas realidades que la ciencia trataba de descubrir, con evidente desventaja.

Así, todo el mundo había oído hablar (en el Hemisferio Norte) del Carro, aunque muy pocos supieran que su nombre oficial era la Osa Mayor, y en todos los lugares las personas podían localizar sin dificultad a Las Siete Hermanas, o Las Siete Cabritillas, que eran los nombres que les daban a Las Pléyades. Otro asterismo era identificado por la inmensa mayoría de la población: Las Tres Marías. Llamadas en otros lugares Los Tres Reyes Magos, aún hoy podemos preguntar a los más ancianos del lugar (y en muchos sitios a personas de menos edad), y de inmediato nos señalarán hacia las tres estrellas del… ¡Cinturón de Orión!.

Muchas de estas personas no sabían leer ni escribir, ya que ni siquiera habían pisado la escuela en toda su existencia, pero conocían y sabían localizar en los cielos a todos estos astros y otros, de toda condición y naturaleza (piénsese en las Lágrimas de San Lorenzo para designar a las Perseidas o en el Lucero del Alba para Venus), aunque les dieran otros nombres. Pero esta cuestión era lo de menos.

El Cinturón de Orión (o Las Tres Marías, o Los Tres Reyes Magos) es un destacado asterismo formado por tres estrellas de primera y segunda magnitud, perfectamente visibles desde cualquier lugar del planeta. Es parte de la Constelación de Orión, que también constituye una de las más conocidas, junto con la Osa Mayor en el Hemisferio Norte y la Cruz del Sur en latitudes australes. Situada sobre el ecuador celeste, el brillo de sus estrellas más destacadas la hace fácilmente localizable en los meses del invierno boreal, el verano austral.

Rígel y Betelgeuse son estrellas situadas entre las diez más brillantes del cielo nocturno; Bellatrix y Saiph completan con las dos anteriores un “cuadrilátero mágico” representando las cuatro extremidades del gigante cazador. Hatysa (Iota Orionis, ι Ori)) en la Espada, Tabit (Pi3 Orionis, π 3 Ori) en el escudo y Meissa (Lambda Orionis, λ Ori) en la cabeza son las otras luminarias con nombre propio en Orión, junto a las tres del Cinturón, aunque hay que destacar a otras estrellas con denominación de Bayer, como Sigma (σ Ori), Eta (η Ori) y Tau Orionis (τ Ori).

La bitácora de Galileo se ha ocupado en diversas ocasiones de esta constelación, tanto en su totalidad, como en artículos relacionados con alguno de sus componentes más destacados. Éstos son los enlaces a tales informes:

Orión, la Catedral del Cielo

M42, la Gran Nebulosa de Orión

Betelgeuse, el Rubí de Orión

También, la Constelación de Orión fue destacada protagonista en el trabajo que presenté sobre El Cielo del Invierno.

Pero aún no había dedicado ningún monográfico al asterismo que es, quizás, el rey en la Astronomía tradicional en el acervo cultural de las gentes sencillas del norte y del sur: Las Tres Marías, o sea, El Cinturón de Orión, pues el popular Carro no se ve desde todo el planeta, y lo mismo ocurre con la Cruz del Sur.

En la siguiente imagen nos haremos una idea del tipo de astros que visitaremos. Se trata de estrellas enormes, en comparación con nuestro Sol, y muy calientes, también con relación a nuestra estrella.

Alnitak, Alnilam y Mintaka, pues así se llaman las tres estrellas que forman el Cinturón, son tres gigantes azules con un brillo tan intenso que son fácilmente visibles incluso desde los cielos razonablemente contaminados del extrarradio de la ciudad. De primera y segunda magnitud, se sitúan en el ecuador celeste, siendo Mintaka la más próxima a esta imaginaria línea divisoria entre ambos hemisferios; se alinean en dirección sureste, apuntando directamente a Sirio (α CMa) en ese sentido, y a Aldebarán (α Tau) en dirección contraria, hacia el noroeste, así es que constituye la mejor referencia para la orientación en el cielo nocturno en las frías noches del invierno boreal, o en las veladas calurosas australes cuando enero (y febrero) funde su calor sobre el Paraná.

Además de las tres estrellas, formadas a partir del material de la nube interestelar que las rodea, y que seguidamente estudiaremos, encontramos en la región al cúmulo Collinder 70, o Cr 70, un rico campo estrellado alrededor de la zona central del Cinturón, en torno a Alnilam, y a las interesantísimas nebulosas de la Cabeza de Caballo y de la Flama, en las proximidades de Alnitak y de Sigma Orionis. Rendiremos visita a estos objetos. Situadas un poco más al sur, la Gran Nebulosa de Orión (M42), también originada a partir de la misma nube molecular, y la brillante Hatysa, en la Espada, completarán un vecindario verdaderamente exclusivo.

Aunque la mayoría de los estudios sobre el Cinturón de Orión se desarrollan a partir de Alnitak, de izquierda a derecha según el punto de vista boreal, hoy yo preferiré hacerlo justamente al contrario, pues es esa estrella, Alnitak, la que aglutina a su alrededor las dos nebulosas que veremos, de manera que tratarla en último lugar servirá de nexo de unión entre estrellas y cielo profundo en nuestro artículo. Éste es el punto de vista austral, con Mintaka, que trataremos en primer lugar, a la izquierda…

…y ésta la carta celeste, también como la fotografía anterior de Sur Astronómico, de la misma región del cielo, según la ven los observadores situados al sur del ecuador:

Mintaka (Delta Orionis o δ Ori), del árabe منطقة manţaqah, el Cinturón, es la más occidental y también la más tenue de las tres estrellas. Es sin embargo perfectamente visible, a sólo 0.3 grados (18 minutos) al sur del ecuador celeste pues presenta una magnitud visual de +2.21, aunque hay que anotar que se trata de un sistema estelar múltiple, bastante complejo. La componente principal es una gigante azul de tipo espectral O9.5II, y 30.000 ºK de temperatura superficial. Tiene una compañera de séptima magnitud, a casi un minuto de arco de distancia, lo que se traduce en una separación real aproximada de un cuarto de año-luz. Todavía, Mintaka A posee una acompañante de 14ª magnitud, y cada una de estas dos es 90.000 veces más luminosa que el Sol, y 20 veces más masiva. El sistema parece situarse a unos 915 años-luz del Sistema Solar, casi la misma distancia que Alnitak, en el otro extremo del Cinturón, y bastante más cercana que Alnilam, la estrella que ocupa el centro.

Alnilam (Epsilon Orionis o ε Ori), de ‏النظام‎, an-Niżām, también árabe, el Hilo de Perlas, a pesar de ser la más distante, es la más brillante de las tres. Se sitúa en el centro del Cinturón, a una distancia de 2 grados escasos entre las otras dos, Mintaka al noroeste y Alnitak al sudeste, y sólo un grado por debajo del ecuador celeste. Veremos que para los guaraníes era la madre de las dos. Se trata de una supergigante azul, de tipo espectral B0I y magnitud visual +1.70 que dista de la Tierra 1.359 años-luz. Es un astro magnífico, 26 veces más grande que el Sol y mucho más caliente, pues posee una temperatura superficial de 25.000 ºK. La enorme cantidad de energía que irradia le confiere una luminosidad 375.000 veces más intensa que la de nuestra estrella. Es extraordinariamente masiva, unas 20 veces la masa del Sol, lo que le abocará indefectiblemente a convertirse en una supergigante roja y luego explotar en supernova, como todas las estrellas que superan en más de 10 veces la masa de nuestro Sol. Esto le hace expulsar una gran cantidad de materia, con vientos estelares que superan los 2.000 kilómetros por segundo. No, 2.000 kilómetros por hora no, por segundo. Es muy joven, pues se calcula que se formó hace sólo 4 millones de años, pero no vivirá mucho más, otro millón de años, o quizás menos, aunque tras explotar en supernova, el material que resulte podrá ser el origen de nuevos sistemas planetarios que se formen mucho después.

Alrededor de Alnilam, y extendiéndose por todo el Cinturón, se sitúa el cúmulo estelar Collinder 70, o Cr 70, compuesto por unas 125 estrellas. Dada su extensión, la mejor forma de observarlo es con binoculares a 7 aumentos, a 10 como máximo, que es cuando obtendremos un campo visual más amplio.

Alnitak (Zeta Orionis o ζ Ori), asimismo procedente del árabe النطاق an-niṭāq, y que también significa El Cinturón, es por fin la más oriental de las tres estrellas que componen este asterismo, y también la más meridional, aunque sólo se sitúa unos 2 grados al sur del ecuador celeste. Es un sistema triple cuya componente principal es una supergigante de color azul y tipo espectral O9.7I que presenta magnitud visual conjunta de +1.89, muy caliente, pues su temperatura superficial es de unos 31.000 ºK. Situada a 826 años-luz de nosotros, su luminosidad equivale a 100.000 veces la del Sol, si se incluye la radiación ultravioleta, y es 20 veces más masiva. El calor que irradia es tal que, situada en el lugar de nuestra estrella, derritiría a todos los planetas. Un astro como la Tierra tendría que situarse 300 veces más lejos de lo que está, para tener condiciones de habitabilidad. Los vientos estelares, consecuencia de la intensa emisión de rayos X, alcanzan velocidades similares a las de Alnilam, unos 2.000 kilómetros por segundo, excitando la nube de gas y polvo que la circunda, y donde se encuentran las nebulosas de la Flama y de la Cabeza de Caballo. Es también una joven estrella, pues hace sólo 6 millones de años que se formó, y también morirá pronto, consecuencia de su transformación de supergigante roja y su posterior explosión en supernova.

La intensa radiación de Alnitak, como ya apuntamos, provoca la ionización del hidrógeno contenido en la cercana Nebulosa de la Flama, o de la Llama, pues el color rojo que se origina en tales procesos dan a la zona el aspecto de estar ardiendo. Consiste este proceso en que el hidrógeno es despojado de sus electrones por los fuertes vientos de la estrella y la energía que se desprende al recombinarse los iones de hidrógeno con los electrones produce esa radiación de color rojo, pero la zona no está en llamas, en absoluto. Sin embargo, Alnitak no es la unica responsable de la actividad iónica del hidrógeno presente en la zona, sino que existe un cúmulo de estrellas, que se oculta tras la franja oscura del centro de la imagen, que ha sido visto en el infrarrojo, y que parece contener a la verdadera estrella excitatriz de la región. La nebulosa de la Flama tiene el número NGC 2024.

Un poco más al sur, entre Alnitak y Sigma Orionis, encontramos a la magnífica y celebérrima Nebulosa Cabeza de Caballo. Es una fría nube oscura de gas y polvo situada a la distancia de 1.500 años-luz de nosotros, y que resalta sobre el fondo rojo incandescente de IC434, una nebulosa de emisión que se encuentra detrás. La Cabeza de Caballo mide unos 6 años-luz de un extremo a otro y se cataloga como Barnard 33, o más brevemente, B33. Fue descubierta en 1.888 por fotógrafos del Observatorio del Harvard College. La forma de la nebulosa, que claramente explica el nombre que se le dio, es casual, naturalmente, y los movimientos internos en su seno harán que en unos millones de año sea totalmente distinta.

Leyendas y mitos

Como Las Tres Marías son suficientemente brillantes, y están situadas prácticamente en el ecuador celeste pudiéndose observar desde cualquier lugar del orbe, han sido conocidas por todos los pueblos y culturas de la Tierra. Los mayas, por ejemplo, las llamaban Las Tres Piedras del Fogón, la llama del Hogar que nunca se apaga y donde se cocinan los alimentos; además, Alnitak forma, junto con Rígel y Saiph, las Tres Piedras del Corazón. Los indios guaraníes las denominaban Las Tres Viudas; para este pueblo, Alnilam, la estrella central, es la madre de las otras dos, y las tres están viudas a causa de la guerra. En la Astronomía árabe eran conocidas como El Collar de Perlas, y es curiosa la Teoría conocida como de la Correlación de Orión, según la cual las tres famosas pirámides de Guiza, en el Valle de los Reyes de Egipto, fueron construidas, supuestamente, siguiendo el modelo de las tres estrellas del Cinturón de Orión, ensalzando de esa manera los conocimientos astronómicos que poseían los antiguos habitantes de aquel enigmático imperio, del que aún desconocemos tantas cosas.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Ir al Índice Temático.

28 comentarios to “El Cinturón de Orión o Las Tres Marías”

  1. No sé por qué exactamente, pero las estrellas azules son las que más me gustan, les encuentro una belleza especial y me transmiten calma y serenidad. ^_^

    Una curiosidad que siempre he tenido y de la que a lo mejor tú puedes sacarme: para los habitantes de un hipotético planeta que girase en torno a alguna de estas estrellas azules (a la distancia apropiada, claro), ¿la estrella se vería tan azul como la vemos nosotros en las fotografías, o su luz la percibirían en blanco o en algún otro color?

    • Percibiríamos su verdadero color, que es un azul ligeramente blanquecino, aunque con las mismas alteraciones que le observamos al Sol cuando, por ejemplo, se enrojece al atardecer por los efectos refractores de la atmósfera revuelta por la actividad humana. Fíjate que no pasa igual con el Sol de la mañana, al amanecer, que lo vemos en su color verdadero, el amarillo. Con estas estrellas pasaría lo mismo.
      Los factores que influyen en cómo percibimos el color de las estrellas son fundamentalmente la velocidad relativa y la distancia. Por la primera, el espectro de la estrella sufre un corrimiento al rojo o al violeta según esté alejándose de nosotros o acercándose (efecto Doppler), pero esta variación no es perceptible por el ojo humano. La distancia sí, pues hace que la luz procedente de la estrella tenga que atravesar material interestelar que causarán distorsiones ópticas, pero en el caso que tú indicas no concurriría ninguno de los dos factores, y sólo habrá que tener en cuenta su índice de color (B-V), que ronda -0.20 en el caso de estas estrellas, y la temperatura superficial de la estrella, que determinarán su color azul.

  2. me ha encantado, un articulo super interesante como nos tienes acostumbrados, es verdad lo que comentas al principio de nuestros mayores, ya en alguna ocacion creo que lo he comentado mi madre siempre nos explicaba los nombres de las estrellas a su manera claro.
    besitos

    • Y nosotros pensábamos: “Estos viejos chiflados no tienen ni idea de lo que hay ahí arriba”. ¡Pues sí!… claro que tenían idea, y mucha. Sabían perfectamente de lo que hablaban, y los nombres que le daban a las estrellas eran mucho más bonitos, evocadores y románticos.
      Muchos besitos, a ver si nos vemos.

  3. Desde muy pequeña he observado a mi madre y a mis tias mirar al cielo en las noches frias de invierno, y siempre me decian ¿mira ahi esta las tres marias, el carro y las cabrillas?. yo como siempre miraba recelosa el cielo y no era capaz de admirar su belleza. pero ahora al cabo de los años y gracias a ti Galileo ya ese miedo hacia el cielo se ha convertido en admiracion, y me veo por las noches observando el cielo y diciendo lo mismo q decian mi madre y mis tias. ahora mismo por ejemplo, vengo de mirar el firmamento y ahí estaban las tres marias con su enorme belleza, es una delicia la verdad. con respecto a la mitologia, yo soy una apasoniada de egipto y siempre habia leido q las tres piramides de egipto estaban echas siguiendo el modelo del cinturion de orion;q sabiduria tenian los egipcios,pero q enigmaticos, yo siempre digo q solo conocemos una pequeña parte de esa civilizacion, ojala algun dia sepamos mas cosas de ellos,y asi podriamos aprender de su sabiduria. bueno para acabar de comentar este interesantisimo articulo, te dire q las fotos son espectaculares, dan la impresion q eso es cosa de magia y q es imposible q esas imagenes esten ahi en el firmamento, sin q nosotros seamos capaces de comtemplarlas a simple vista, ni podamos admirar su belleza. muchas gracias amigo galileo.

    • Sí, las cabrillas o las cabritillas. Son Las Pléyades, que también se llaman las Siete Hermanas.
      Con respecto a la Teoría de la correlación de Orión con las Pirámides, algunos egiptólogos van más allá, y creen ver claras referencias a Sirio en la orientación de alguno de los pasadizos interiores de la Gran Pirámide de Keops. Otros expertos en Arqueoastronomía no ven demasiado fundamento en nada de esto.
      Tus miedos, querida Namobu, olvídalos. Veo que cada día disfrutas más con el Universo, y eso me alegra. ¡Sigue así!.
      Muchos besos, mi buena amiga.

  4. Caray!! Tan lejanas una de otra y de aqui parecieran estar a pòcos kilometros. Sin duda alguna cuando los tres reyes magos comenzaban a salir entre los cerros era emocionante ya que se acercaba una epoca tan linda cuando de niño.
    Siendo tan parecidas pareciera que se formaron de la misma nube de hidrogeno! aunque por la distancia no se si esto podria ser posible.. Muy interesante como siempre , saludossssss.

    • La Asociación Molecular OB de Orión es enorme, y todas estas estrellas se formaron del mismo material. Alnilam, que es la más alejada de las tres, se originó en la región llamada OB1. La inmensa Nube de Orión incluye a M42 y M43, al Bucle de Barnard, a las Nebulosas de la Flama y del Caballo, e incluso a M78 y, por supuesto, al Cinturón con Collinder 70.
      Cuando se acerca la Navidad, dice bien amigo Ángel, estas tres estrellas aparecen por el horizonte, una detrás de otra, anunciando esas fechas tan ilusionantes para los pequeños; y… ¿por dónde aparecen?… ¡Por Oriente!… Claro, los Tres Reyes Magos venían de Oriente, y por el Este aparecen anunciando a los pequeños una época de dulces y de regalos.
      Gracias, mi buen amigo, y un abrazo muy fuerte.

  5. Hola:
    Hemos tenido tan buenas noches en Asturias que no me daba tiempo a contactar con la Bitacora, me he acordado estos días mucho de Ud., pues le tengo nuevamente que agradecer un regalo: Beta Mon, es realmente una preciosidad, con el ocular de 9 mm a 200 aumentos se separan tan bien y son tan brillantes que es una maravilla, (esto deberia ir en el articulo de Monoceros, espero me disculpe). La semana pasada tuvimos la oportunidad de una videoconferencia con el IAC80 de Canarias, y Daniel Lopez nos enseño a los miembros de Omega como hace sus esplendidas fotos, y precisamente fue con esta región que hoy nos presenta, hizo la Cabeza de Caballo y la Flama.
    Enhorabuena por su trabajo, es de agradecer su dedicación y esmero en la presentación, realmente está muy bién presentado, hace que la afición se incremente y siempre quedan ganas de volver a su sitio.
    Un abrazo

    • Me da tanta alegría leerle estas buenas noticias, amigo Umbriel, y es que… ¡es tan difícil disfrutar de cielos despejados en la región de Asturias y, en toda la Cornisa Cantábrica en general!. ¿Verdad que la estrella Beta de Monoceros es realmente deliciosa?. Me alegro que la haya descubierto y disfrutado.
      Pocas personas como el prestigioso Daniel López para instruirles en ese apasionante mundo. Manejando el IAC80, el telescopio de 32 pulgadas del Observatorio del Teide, a casi 2.400 metros de altitud, y en ausencia casi total de seeing, consigue espectaculares resultados.
      Muchas gracias de nuevo, mi buen amigo. Un fuerte abrazo.

  6. hola, esta pagina en verdad se me hace sumamente interesante, muchas cosas las he aprendido aqui.
    esta constelacion en especial (Orion) es una de las mas llamativas y de las que no dejo de mirar, se ve grandiosa en el cielo oscuro.
    pronto ya no se verá, creo que cuando llegué el verano dejará de verse ¿verdad? pues por eso me encanta la epoca invernal para admirar esta constelacion en especial.
    ¿para poder ver la cabeza de caballo es necesario un telescopio muy potente?
    siga poniendo esta informacion tan interesante. gracias por los aportes y cada explicacion de lo que nos fascina el cielo nocturno.
    saludos.

    • Orión es una constelación muy especial, estoy de acuerdo con usted. Desde luego, muchas regiones del cielo están repletas de maravillas, pero para mí Orión las supera a todas. Es “La Catedral del Cielo”. Por eso ya le he dedicado cuatro artículos, más que a ninguna otra constelación. Efectivamente, es una constelación invernal.
      La Nebulosa Cabeza de Caballo es muy difícil de ver directamente, de manera visual, y se necesitan fotografías de larga exposición para obtener imágenes de ella. Por eso no fue descubierta hasta los inicios de la astrofotografía, allá por 1.888.
      Bienvenido a la bitácora, Sirius, y muchas gracias por su amable participación. Siga escribiendo con frecuencia. Un saludo.

  7. De nuevo en mi blog favorito y con una de las constelaciones mas grandiosas, El Cinturón de Orión, majestuoso nombre aunque para mi, el nombre mas significativo es las tres Marías, también el carro o las cabrillas, sin olvidar a el lucero del alba, como le decimos por aquí. También gracias a la bitácora estoy conociendo nombres científicos que antes no conocía.
    El artículo es buenísimo los datos que nos ofreces y las imágenes. La nebulosa cabeza de caballo, la de alnitak con el minúsculo sol, las Pléyades, el recorrido estelar ha sido sorprendente gracias y saludo querido Gali.

    • Yo sabía que tú serías una de las personas que más valorarían la mención que hago en este artículo de los nombres tradicionales de los astros, los que le daban nuestros mayores, y es que en comentarios anteriores ya nos habías dicho algunas cosillas. Pero es que además la región del Cinturón es para quedarse con la boca abierta. Muchas gracias y muchos besitos.

  8. Hola Gali siempre nos sorprendes con algo inusual, por lo menos en mi, siempre desde chica lo unico que veia en el cielo tan importante y hermoso que tenemos en este hemisferio, eran las tres Marias, la cruz del sur, t los siete cabritos, sobre todo en el verano que se mira mas el cielo, la via lactea tb muy espectacular. No sabia, por ejemplo que las estrellas (las tres) fueran mucho mas grandes que el sol. (que ignorancia) pero gracias a vos ya lo se. Gracias por estar ahi respondiendo a todos nuestros comentarios y estudiando, e investigando siempre para nosotros los ignotos. Besos.

    • Tenéis, los residentes australes, una inmensa suerte al disponer de esos cielos tan hermosos, que no tienen nada que ver con los que tenemos aquí.
      Además, el no poder ver a la Cruz del Sur supone para mí toda una frustración. La he estudiado, la he admirado en fotografías y videos, pero claro, tenerla delante como la tienes tú, es otro cantar. La Estrella de Magallanes, Mimosa (qué nombre tan hermoso), Rubídea, Pálida y Entrometida son denominaciones que nos empeñamos en sustituir por acrónimos como Acrux, Becrux… ¡por favor!. ¡Qué colección de estrellas tan deliciosa!.
      Te envío seis besos. El primero, por supuesto, para ti. Los otros cinco, repártelos entre esas cinco maravillas.

  9. ¡Con razón es para quedarse con la boca abierta! Como me quedaba yo, pegaíta al cristal de la pastelería de mi infancia, y me preguntaban qué dulcecito quería, si ¡el pitisú, el tocinito de cielo o el merengue! Era difícil conformarse con uno, pero quedaba la ilusión de volver la siguiente semana a por otra exquisitez!…..Uhmmm…..volver por aquí es igual de gratificante, sólo que esta vez disfruto los “Tres Dulcecitos” al mismo tiempo.🙂 Seguiré paseando por esta Bitácora, pero no me quedaré tras el cristal.
    Gracias Gali, por dejarnos siempre esta puerta abierta y con “dulces” totalmente frescos y renovados. Te dejo mi besito: ¡entrañable!

    • Qué raro que tú no estuvieras también al otro lado del cristal formando parte de la colección de dulces exquisitos que se ofrecían tras el escaparate.
      Te lo prometo: Cada semana (ya mismo) te traeré más dulces, para que tú elijas entre degustarlos o confundirte entre ellos. Aunque es difícil, intentaré que tengan la misma frescura que tú.
      Carmele, eres única.🙂 ¡Te queremos!. Muchos besos.

  10. Hoy recién encontre esta entrada… este tema
    Fa bu lo sa!!! este grupo de estrellas siempre me cautiva, y las explicaciones, comparaciones, ilustraciones, están exquisitas!!!
    Es genial. Como decía un comentario que leí: es un banquete, quiero más. Disfruto participando de esta fiesta.
    Gracias.

    • Me halaga lo que escribe, Norma. Quédese para el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena, durante todos los días que quiera. Que sean muchos. Gracias y saludos cordiales.

  11. Gracias por el convite!!!
    Por ahora estoy “mirando el cielo” desde acá, porque desde que comenzó el otoño tenemos cielos cubiertos, y apenas se divisa una estrella de vez en cuando… pero aquí “hay buena dieta”
    Me encantó el tema de los asteoides. Aprendí muchísimo. Esto es…es… no sé cómo decirlo…este sitio me sirve de biblioteca, de telescopio…
    Salvo las estrelas más conocidas, al contemplar el cielo nunca sabía qué estaba mirando. Ahora estoy descubriendo… Me hace recordar -como analogía- cuando de niñita comencé a leer y los libros me abrían un mundo nuevo. Ahora estoy recorriendo el Universo. Esto me fascina!
    Otra vez, Gracias

    • Uff, no me ponga tan alto, querida amiga, pues en cualquier momento puedo decepcionarla. Ojalá pase mucho tiempo hasta que ocurra eso, y pueda seguir respondiendo a sus espectativas, pero tenga en cuenta que sólo soy un aficionado más a la cosa esta de las estrellas.🙂 Muchas gracias a usted, y un saludo cordial.

  12. Aficionado? Parece muy buen astrónomo!!!
    Dobles felicitaciones entonces
    Visito muchos sitios de astronomía, pero algunos explican tan técnicamente que poco entiendo, en cambio esto está muy claro y me permite localizar estrellas y constelaciones que antes miraba sin saberlo, así como tener nociones de “cielo profundo” en esas constelaciones. Tampoco sabía que los cielos del sur son tan ricos…pensaba que esas joyas eran del hemisferio norte

  13. esta muy buena la informacion

  14. graciasssssssssssssssssssssssssssssssssssss

  15. El Collar de Perlas o las estrellas Pirámides,que están en Guiza o Giza, pero
    el valle de los Reyes y las Reinas se sabe que están en Luxor,800 km al sur del país..Las tres bonitas Marías ( Mintaka/Mantaqah/Mentaka/ Zona,915A.L,
    Alnilam/An-nizam/El nezam/El sistema,1.359A.L, Alnitak/An-nitaq/El netaak/
    El Cinturón/El wasaat,826 A.L)son de mayor tamaño,( cerca ),que se ven a simple vista En cambio la Ursa Mayor y sus siete estrellas,de menor tamaño,
    están a distentas posiciones, se ven mucho menos, como se estuvieron más lejos, y se brillan poco..
    El caso no me ha quedado claro, puede ser por tamaños y distancias !!!? Un gran saludo..

    • Es bastante frecuente que una misma estrella tenga varios nombres, e incluso los nombres que usted indica no son los únicos que tienen esas estrellas, hay más, así como diferentes denominaciones según el catálogo que usemos, pero yo siempre prefiero presentar a los lectores la más usual, en aras a la claridad, huyendo de la confusión. Naturalmente, hay excepciones como son los casos de Sirrah/Alpheratz en Andrómeda o Alkaid/Benetnasch en Ursa Major, cuyas dos denominaciones son usadas con frecuencia, pero no es el caso de estas tres estrellas, que son llamadas, en la inmensa mayoría de las ocasiones, Alnitak, Alnilam y Mintaka, como indico en el artículo.
      Efectivamente, el brillo de las estrellas depende de su distancia y su tamaño, entre otros factores, como son la temperatura y su grado evolutivo, que determinarán la luminosidad intrínseca del astro.
      Saludos cordiales.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: