Arturo, el Guardián de la Osa

Con un suave y delicado color anaranjado, cuando las nieves poco a poco comienzan a ceder paso a los pastos verdes y Orión se retira a descansar bajo el horizonte del oeste, la estrella más brillante de todo el Hemisferio Norte hace su aparición por el oriente para dominar las agradables noches de la primavera boreal.

Arturo, el Guardián de la Osa, es la cuarta estrella más brillante de todo el cielo nocturno, con una magnitud visual de -0.04. Las tres que la superan pertenecen todas al Hemisferio Sur, aunque Sirio puede verse desde casi todo el orbe. No así Canopus, la segunda, que no es observable desde Europa, ni Alpha Centauri, que es más tenue que Arturo pero que al tratarse de una estrella múltiple su magnitud conjunta resulta superior. Pero individualmente considerada, Alpha Centauri brilla con menor intensidad que Arturo. Así, Arturo es la reina de la primavera septentrional, como Capella dominó al invierno y Vega reinará en el verano. Este triunvirato son las estrellas más brillantes al norte del ecuador celeste.

Perteneciente a la constelación de Bootes (El Boyero), Arturo (Alpha Bootis o α Boo) es fácilmente localizable siguiendo la línea curva que describen las tres estrellas que forman la cola de la Osa Mayor.

Se llegará así a una estrella muy notable, la más importante de una constelación relativamente luminosa, donde abundan las estrellas brillantes, aunque realmente pobre en objetos de cielo profundo. El asterismo de Bootes es una figura predominante en el cielo de la primavera, y de gran parte del verano, en todas las latitudes boreales, y también en casi todos los cielos australes. Arturo, en particular, es visible desde todas las zonas habitadas del planeta, gracias a su declinación de +19º, relativamente cercana al ecuador celeste. Destaca en el Boyero una hermosa estrella doble de segunda magnitud, llamada Izar (ε Boo o Epsilon Bootis), que ha sido llamada Pulcherrima (la más bella). Otra de las joyas irrenunciables de nuestros cielos.

Por otro lado, Arturo es el miembro más destacado de los asterismos típicos de esta época del año: El Triángulo de Primavera, formado además por Spica en Virgo y Denébola en Leo, y el Gran Diamante de Virgo, con las tres citadas más Cor Caroli, en la constelación de Canes Venatici.

Con estas indicaciones, y contando con que estamos hablando de una estrella brillantísima, usted no debería tener problemas para localizarla.

Arturo es una estrella gigante, clasificada como K1,5III. Las estrellas de tipo espectral K muestran un color anaranjado, consecuencia de su temperatura entre 3.500 y 5.000 ºK. Arturo arroja mediciones en torno a 4.290 ºK, unos 1.500 grados menos que nuestro Sol. Son gigantes anaranjadas Alderabán en Tauro, Pólux en Géminis y Hamal en Aries, entre otras. Su diámetro equivale a 26 veces el del Sol. Esto se traduce en una luminosidad unas cien veces más intensa que la de nuestra estrella.

Este tamaño, ciertamente gigantesco, queda en cambio ridiculizado si comparamos ambas estrellas con las grandes hipergigantes como Antares, Betelgeuse o VY Canis Majoris.

Su tamaño es la causa de su brillo, y no su proximidad, como se creyó hasta mediada la centuria de 1.800, cuando los métodos paralácticos establecieron que la estrella se encontraba más allá de los 30 años-luz de distancia. Pero no tanto como los 40 años-luz en que se cuantificó cuando, en 1.933, los organizadores de la Feria Mundial de Chicago eligieron a la estrella para concentrar la energía procedente de ella en células fotoeléctricas que sirvieron para el encendido de las luces que inauguraron el evento. Efectivamente, se quiso así simbolizar la otra gran exposición celebrada en la ciudad en 1.893, 40 años atrás. Arturo, en realidad, se encuentra solamente a 36.7 años-luz del Sistema Solar.

La estrella tiene una masa de 1.5 veces la del Sol y es bastante deficiente en metales, pues su contenido en hierro en relación a la cantidad de hidrógeno es sólo una quinta parte de la del Sol. Parece que la evolución hacia la fase de gigante roja aún no le ha hecho perder demasiada masa, aunque ya ha terminado la fusión del hidrógeno en helio en el núcleo y probablemente éste ya haya comenzado a transformarse en carbono como una segunda fase en su estado evolutivo. Es una estrella vieja y se ha apuntado la atractiva posibilidad de que se trate de un miembro de una antigua galaxia que se fusionó con la nuestra hace al menos 5.000 millones de años.

En cuanto a su movimiento propio, es un caso especial, pues se mueve a razón de 2”28 por año, un arco muy superior al que muestran la inmensa mayoría de las estrellas, de una décima de segundo por año. Edmundo Halley descubrió, en el siglo XVIII, que Arturo se había desplazado desde los tiempos de Ptolomeo un ángulo equivalente a dos veces el tamaño de la Luna llena. Así, hace unos 500.000, la estrella no era visible a simple vista, y ahora está en su momento de máximo acercamiento, de manera que dentro de otros 500.000 años tampoco podrá verse desde la Tierra. Además, este desplazamiento le llevará dentro de unos 30.000 años a traspasar el ecuador celeste, convirtiéndose en una estrella austral.

En la década de 1.990, las observaciones del satélite Hipparcos apuntaron la posibilidad de que existiera una compañera estelar, una supuesta Arturo B. Pero los posteriores análisis del comportamiento del astro relativo sobre todo a las alteraciones en su velocidad radial han desechado tal hipótesis, y parece que se trata de una estrella solitaria.

Es necesario citar a las Cuadrántidas, la lluvia de meteoros más intensa que tiene lugar durante todo el año. Su mayor intensidad puede observarse el 3 de enero, y nos ofrece hasta 120 meteoros por hora. Su nombre se debe a la desaparecida constelación de Cuadrans Muralis, que formaba parte de la actual Bootes.

Mitología

La constelación de Bootes representa a un cazador que pastorea a la Osa Mayor, asistido por sus perros de caza, simbolizados por la vecina constelación de Canes Venatici (Los Lebreles). El nombre de Arturo proviene del griego Αρκτοῦρος (Arcturus), que precisamente significa “El guardián del Oso”.

Para terminar, la siguiente ilustración muestra a Saturno a la izquierda y Arturo a la derecha, fotografiados desde la Patagonia chilena. El centro de la imagen lo ocupa la constelación de Virgo, con Spica como estrella más destacada:

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Ir al Índice Temático.

22 comentarios to “Arturo, el Guardián de la Osa”

  1. impresionante.
    me gusta como describe el hecho de que Orion se marcha para dar paso a las constelaciones de primavera. Esta estrella noches atras pude observarla, en realidad es bastante brillante. no me imaginaba que Arturo significara “el guardian del oso”. como siempre, muy bien explicada la informacion, y muy interesante. saludos.

    • Además. el Boyero es el cuidador de los siete bueyes o septem triones, como llamaban los romanos a la Osa Mayor. De aquí deriva septentrión, que servía para designar el viento del norte y luego, por extensión, a todo lo concerniente a ese punto cardinal. También el adjetivo ártico (arcticus) parece derivar de Arcturus.
      Buenos cielos y saludos cordiales.

  2. Increíbles distancias que nos habla y tal como indican las imagenes entre Estrellas y el sistema solar pero es que lo cierto y se imagina que el sistema solar No se ve desde el otro lado, incluso a poca distancia como de unos 4 o 5 años luz !! Sí hay algúna imagen captada al Sol como una estrella desde cualquier punto lejano donde enseña nuestro aspecto.. ? Su artículo es tan interesante como siempre, gracías. Un gran Saludo…

    • No, aún no hemos sido capaces de llegar hasta puntos tan lejanos para fotografiar al Sol, y sólo disponemos de interpretaciones artísticas. Sí sabemos que desde Alpha Centauri, por ejemplo, el Sol se ve como una estrella de magnitud +0.5, similar al brillo de Betelgeuse, y en dirección a la Constelación de Casiopea. Pero imágenes reales no, no hemos llegado tan lejos.
      Muchas gracias y un saludo cordial.

  3. Z3nnaTitán Dijo: Yo también estoy contenta de navegar por el Espacio con usted, es muy bonito saber cosas así. Ya lo ha dicho que más bien pronto que tarde nos hará algo sobre Titán, yo a la espera !. Ahora me pregunto por los grados de colores que tienen las estrellas más cercanas conocidas ? sé que hay o la mayoria son de color amarillo como nuestro Sol, alguna de color azul, azulada y otras no. Espero no tardar años luz para entender el gran misterio del Universo.. Mis saludos.

    • La mayoría de las estrellas más cercanas al Sol son enanas rojas, muy tenues y por lo tanto invisibles sin ayuda de algún instrumento. Entre las estrellas más brillantes que sí podemos ver, Alpha Centauri es amarilla, Procyon blanco-amarillenta mientras que Sirio, Altair y Vega son blancas. Entre las gigantes Pólux es la más cercana, y tiene una tonalidad entre amarilla y anaranjada.
      Muchas gracias, amiga Z3nna, y un saludo muy cordial.

  4. me encanta la belleza de Arturo, se ve sin ningun tipo de dificultad en nuestro firmamento. siempre me sorprende su tamaño en comparación con nuestro astro rey; pero tb me entristece pensar q Canopus y Alpha Centauri, no se puede ver por europa,espero poder viajar alguna vez a la argentina y poder contemplarlas; como otras muchas estrellas q no se ven desde europa y por alli si. como siempre la parte de mitologia me ha encantado y tb me ha gustado mucho saber q Arturo siginifica “el guardian del oso”. muchas gracias amigo Galileo, y hasta pronto

    • Cuando hagas ese viaje, contamos con que nos enviarás la crónica de tus observaciones, como corresponsal de La bitácora de Galileo. Será fascinante que compartas todas esas emociones con nosotros.
      Un beso, mi querida Namobu.

  5. Umbriel Says:

    Hola:
    Felicitaciones por su articulo.
    Me ha hecho pensar y calcular, no sabia de ese movimiento propio tan acusado de Arturo, me sale que en los 30000 años recorre unos 20,8 º, por lo que pasaria el ecuador, si va en esa dirección, pero mi pregunta es: ¿ se tiene en cuenta el movimiento de precesión terrestre?.
    Tampoco comprendí el por qué (como Mou) de que hace medio millón de años no se veia y dentro de otro medio no se verá.
    Un cordial saludo

    • ¡Hola, Umbriel!. Es una enorme alegría volver a leerlo.
      El periodo de la precesión de los equinoccios (llamado año platónico), es de unos 26.000 años. Eso dejará las cosas como estaban en lo que se refiere a nuestra perspectiva cuando transcurra ese tiempo, así es que mi opinión es que no debe influir.
      Con respecto a su segunda pregunta, Arturo en estos momentos está cruzando por delante de nosotros, así es que viene de más lejos, y de inmediato comenzará a alejarse en la otra dirección. Por eso es ahora cuando brilla con más intensidad.
      Le reitero mi satisfacción por su esperada reaparición. Un saludo muy cordial.

      • Yo tambien me alegro mucho de su vuelta amigo Umbriel, nuestra comunidad bitacorera no es lo mismo sin usted; ya q aporta muchisima sabiduria a ella.

  6. Ya decía yo que había buen rollito, ya mismo nos montamos una barbacoa bajo las estrellas. Por cierto curiosísimo lo de la iluminación de la feria de Chicago, y eso de una estrella tan lejana, lo que nos ahorraríamos… gracias a todos por la bienvenida. Y usted Galileo siga por favor contándonos cosas tan interesantes de esa manera tan particular.

    • ¡Eso!… caballitas caleteras con piriñaca, y cervecita fresca por un tubo🙂, que el buen comer y el mejor beber (con moderación) no están reñidos con la afición por los cielos.
      Arturo, amiga Iridum, era la estrella más indicada, pues es la más brillante del cielo a finales de mayo en Chicago, y además estaba, según la creencia de la época, a la distancia adecuada para simbolizar la anterior feria, celebrada cuarenta años atrás.
      Muchas gracias a usted, y vuelva pronto. Que disfrute de cielos despejados y una feliz observación.

  7. Gali por fin he podido leer este articulo, cada vez me dejas plasmada!!, no podemos ver esta enorme estrella en nuestro hemisferio, pero como te dije antes, aca vemos algunas que no pueden ver alli. No sabia que fuese tan grande, nuestro sol queda muy pequeño y es dificil imaginar tal magnitud. Una vez mas gracias por tus investigaciones. UN abrazo fuerte desde Argentina.

    • ¿Cómo que no puedes verla? ¡Claro que sí!🙂. En estos días, Arturo tiene hasta buenos modales, pues aparece por el horizonte este de tu ciudad a la misma hora en que anochece, aproximadamente. Luego, va ascendiendo poco a poco en dirección norte, hasta que alcanza la nada despreciable altitud de 38º hacia las 23:30, hora local de tu país, la admirada Argentina, así es que desde mucho antes puedes disfrutarla.
      Así es que ya sabes, en cuanto encuentres un cielo despejado, a admirar el delicado color anaranjado de esta preciosa estrella.
      Un beso, mi querida amiga.

      • Bueno voy a tratar de verla esta noche, es un dia espectacular, espero que siga asi esta noche, ojala la pueda ver. Gracias Galileo.

  8. Hermoso el tema, muy bien explicado.
    Recién salí a mirar-admirar a esa bonita estrella, pero tengo una duda. Si es “el guardián de la Osa” y ahora está tan alta en el cielo del sur, ¿No debería verse alguna parte de la Osa desde aquí? Espero una respuesta del sabio Galileo…y gracias

    • Puede verla completamente, si bien con dificultades debido a su baja altitud. En el crepúsculo vespertino, una vez que haya oscurecido por completo, la Osa Mayor estará justo en el norte, pero Dubhe sólo tendrá unos 3º de altitud sobre el horizonte. En ese momento serán las 8 de la noche en su ciudad, y la Osa se habrá situado justamente debajo de las estrellas de Leo. Más tarde, las tres estrellas de la cola habrán ganado mucha más altura, y Alkaid estará 15º sobre el horizonte poco después de las 10 de la noche. En ese momento, Mizar estará a 9º y Alioth a 7º.
      Mucha suerte con su observación, y saludos desde Cádiz.

  9. Gracias mil, Galileo.
    ¡¡¡Qué descubrimiento!!! Desconocía por completo esa posibilidad. Lástima, por ahora no puedo intentar verla, porque tenemos noches parcialmente nubladas, especialmente sobre el horizonte, pero bueno, ya vendrán cielos despejados…
    Puedo hacer otra pregunta? Anoche miraba ((justo arriba estaba despejado…) alrededor de las 21 hs. a Arturo a unos 45º mas o menos, pero casi sobre el cénit a dos astros con brillo cercano al de aquella, formando un gigantesco triángulo rectángulo. El ángulo más agudo es Arturo; en la base, justo en el ángulo recto, hay un astro de color rojizo, y el otro ángulo agudo es una azul. ¿? Cómo se llaman esas dos?
    Perdón si soy muy curiosa, pero desde ya muy agradecida por sus valiosas respuestas

    • Esos dos astros tan brillantes son Saturno, el de color rojizo, y Spica el azulado. Si se fija bien, muy cerca de Saturno hay una estrella blanca de segunda magnitud. Es Pórrima, de la Constelación de Virgo. La estrella azul, Spica, es la más importante de esa misma constelación.
      Un saludo cordial, y felices observaciones.

  10. Buenas noches, Galileo!
    Hace un momento estaba contemplando Arturo, Spica y Saturno, y advertí que hacia el nordeste, a unos 30º más o menos, está apareciendo una estrella con bastante brillo. La desconozco, y lo que me queda claro es que no se trata de un planeta, porque titila bastante.
    ¿Sería tan amable de contarme cuál es? Desde ya agradecida de que esté siempre dispuesto a satisfacer mi curiosidad. Gracias mil por su tiempo y por el hermoso material que siempre nos brinda.

    • Es Altair, una brillante estrella blanca de la Constelación del Águila, que sirvió para dar nombre a uno de los cuatro caballos de Ben-Hur. Muy poco tiempo después, verá aparacer a la izquierda de Altair a Vega, una preciosa estrella también blanca, que es la quinta más brillante de todo el cielo nocturno, casi tanto como Arturo. Es la estrella más notable de la constelación de Lyra. Espero que también la localice sin dificultad.
      Muchas gracias a usted, y un cordial saludo. Cielosdespejados y feliz observación.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: